nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Hallan el cadáver de Mariluz, hija del pastor gitano José Cortés

la niña gitana de cinco años estaba desaparecida en Huelva desde el 13 de enero, hace 50 días.

  • Sociedad    
  • 10 mar 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

La policía encontró el cadáver de Mari Luz Cortés, la niña gitana de cinco años desaparecida en Huelva el pasado 13 de enero, hace 50 días, flotando en un muelle de la ría de esta localidad.

La Guardia Civil ha confirmado que el cuerpo localizado esta tarde en la ría de Huelva corresponde a la niña Mari Luz Cortés, desaparecida el 13 de enero en la capital onubense.

Un empleado de una refinería de Cepsa encontró esta tarde el cuerpo de la pequeña, cerca de su lugar de trabajo.

Los primeros datos de la investigación ya apuntaban a que se trataba del cuerpo de Mari Luz, puesto que la ropa y el tamaño del cuerpo coincidían con la descripción facilitada por la familia el día de la desaparición. El cadáver se encontraba en un avanzado estado de descomposición.

La Subdelegación del Gobierno en Huelva ha informado de que el cadáver ha sido remolcado por la Guardia Civil hacia el Muelle de Levante del puerto de la capital onubense. El cadáver ha sido trasladado al tanatorio en un furgón escoltado por cuatro coches.

La zona en la que ha sido localizado el cuerpo ya fue inspeccionada por los agentes poco despúes de su desaparición.

Los padres y otros familiares de la niña se han desplazado junto con decenas de vecinos al puerto onubense. Hasta el puerto han llegado también autoridades y políticos de Huelva.

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, ha pedido que la familia de Mari Luz, “siga contando con todo el apoyo de la sociedad” y espera que la policía “aclare el caso y detenga cuanto antes a los culpables”.

HISTORIA DE UNA TRAGEDIA – Mari Luz Cortés desapareció el pasado domingo 13 de enero en torno a las 17.00 horas cuando bajó a un quiosco cercano a su domicilio para comprar un paquete de patatas.

El padre de Mari Luz, Juan José Cortés, es pastor gitano, miembro de la iglesia de Filadelfia, así como su esposa. Desde el momento de su desaparición, su familia organizó movilizaciones por diferentes ciudades del país para pedir su vuelta a casa.

Como es de suponer, aunque agarrados a su fe en Jesús, su familia y sus padres están muy afectados y necesitan, han manifestado, en estos difíciles momentos las oraciones y solidaridad de hermanos en la fe y amigos.

Protestantedigital.com