nav
Jueves 19 de Octubre de 2017

Más de 500 mil personas asistieron a la clausura del Festival con Palau

La segunda convocatoria del conferencista internacional Luis Palau, detuvo el tránsito y el acostumbrado paseo nocturno del sábado de quienes acuden al centro de la ciudad de Buenos Aires.

  • Sociedad    
  • 17 mar 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

    La segunda convocatoria del conferencista internacional Luis Palau, detuvo el tránsito y el acostumbrado paseo nocturno del sábado de quienes acuden al centro de la ciudad en búsqueda de momentos de esparcimiento, luego del largo trajín laboral de la semana. Unas 500 mil personas, participaron de la jornada de clausura del Festival evangélico con Luis Palau 2008 “Sí a la Vida” en el megaescenario montado en el Obelisco.

    Con desbordante entusiasmo, como ocurrió el viernes, personas llegadas de distintos puntos del país, principalmente del Gran Buenos Aires y de esta metrópoli disfrutaron del show que incluyó magníficos representaciones musicales.

    Una tarde para los chicos

    Con teatro, payasos y malabaristas arrancó la actividad de la segunda jornada del Festival, dirigida a los más pequeños. En el gigantesco escenario hubo puestas circenses, coros de chicos, obras de teatro. Palau tuvo la oportunidad de hablarles a los chicos en forma sencilla y con una calidez admirable. “Levanten las manos chiquitos. ¿Cuántos de ustedes quieren entrar al Reino y abrir sus corazones al Rey más superpoderoso de todas las galaxias?”

    El coro de niños cantaba “un amigo trae otro amigo”.

    Los payasos les hablaban: “¿No es cierto que Jesús es un grosso, chicos?”. Y lo mismo con la Compañía de Telones, el grupo Jesús Warriors y los miembros de Lapen (Liga Argentina Pro Evangelización del Niño). “Quiero ver cuántos de estos chicos son valientes y hoy mismo van a abrir sus corazones a las puertas del reino de Jesucristo. Otra vez, repitan conmigo, papis y chiquitos, ¿al reino de quién?”, gritó Palau. La respuesta no se hizo esperar: “De Jesuuuuuus”, le respondieron.

    La Segunda noche del Festival

    Puntualmente a la 19:00 comenzó el último tramo de este espectáculo para toda la familia. Desfilaron los distintos músicos, cantantes y bailarines que hicieron la delicia de los presentes el Coro Gospel de Chicago, Julissa, Amelita Baltar, Los Náufragos, el grupo XTO, Kiosco, Rescate, el Grupo vocal Amanecer. Además, las imitaciones y el particular estilo de animación de Martín Russo. Todo ello y mucho más, fue el preámbulo al mensaje de Luis Palau, creando un clima de algarabía pero cargado de profunda espiritualidad.

    “¿Hay alguien que ama a Jesús?”, preguntó el predicador desde el escenario, y las miles y miles de personas presentes estallaron en un rotundo “Sí”.

    La gente comenzó a llegar al obelisco a partir del mediodía para formar parte de la segunda jornada del festival evangélico. Ya a las 18:00 más de 115 mil personas estaban en la avenida esperando para oír el mensaje del Dr. Luís Palau, como siempre fundamentado el La Palabra de Dios, la Biblia.

    La avenida 9 de Julio quedó cerrada desde la Plaza de la República – a la altura de la avenida Corrientes – hasta la Avenida de Mayo, aunque esa arteria fue superada por la presencia masiva, fue atestada de espectadores.

    Palau reveló que su hijo Andrés, fue “salvado de la droga por Jesús”

    Palau cerró el festival con dos revelaciones que sorprendieron: presentó a su propio hijo, Andrés, como un joven “salvado de las drogas por Jesús” y aseguró que el líder de la Iglesia católica romana de argentina, cardenal Jorge Bergoglio, le agradeció por acercar a los jóvenes a Jesús.

    Palau detalló que Bergoglio le dijo “le agradezco que vaya a hablarle a la juventud y pueda acercarlos a Jesucristo porque muchos se alejaron de la Iglesia Católica”.

    El predicador cerró su visita a la Argentina expresando que “su mensaje” está destinado a “todos los descarriados que vagan por el mundo; algunos que fueron abandonados y otros que fueron descarriados por el alcohol y la droga”. En ese momento, Luis Palau, hizo subir al escenario a su hijo Andrés, que padecía de adicción a las drogas, quién remarcó que su salida fue “entregarse a Jesucristo”.

    Según el mismo Palau lo anunciara durante su mensaje, la segunda jornada del festival, reunió a más de 500 mil personas que se acercaron al megaescenario para disfrutar de los shows musicales y escuchar las Buenas Noticias de Jesús.

    El Broche de Oro

    Finalmente un centenar de Pastores y Líderes cristianos subieron al escenario para, juntos, orar por el país, Esta parte del evento se inició entonado el Himno Nacional Argentino. Luego de una emotiva canción por parte de la cantante Miriam Bloise conmovió a los presentes. Luis Palau, en nombre de los representantes de las iglesias evangélicas que participaron en el Festival, elevó una oración por el país, sus necesidades y por quienes tienen en sus manos la responsabilidad de gobernarlo.

    Cristianos.com