nav
Domingo 25 de Junio de 2017

Jeremiah Wright: “Dios maldiga a Estados Unidos por tratar a nuestros ciudadanos como menos que humanos”

Al tergiversar polémicos dichos del ex pastor del senador Barack Obama, los grandes medios de prensa de Estados Unidos demostraron su falta de conocimientos sobre las iglesias cristianas con feligresía mayoritariamente negra.

  • Sociedad    
  • 7 abr 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Expertos en medios de comunicación atribuyen las versiones periodísticas sobre sermones del reverendo Jeremiah Wright a la intención de castigar a Obama, aspirante del Partido Demócrata a la presidencia, mediante el recurso de “culpa por asociación”

El reverendo Wright, un ex infante de Marina que condujo la iglesia a la que pertenece Obama, la Trinity United Church of Christ, en el sur de Chicago, ofició en el casamiento del senador demócrata y el bautismo de sus hijas.

Pasajes de sermones de Wright se reprodujeron millones de veces en la televisión y en Internet, y así las cuestiones raciales y religiosas se acercaron al centro de atención de la campaña electoral de Obama.

Los comentarios de Wright alentaron al legislador demócrata a pronunciar un inusual discurso sobre la relación entre comunidades étnicas estadounidenses. Fue la primera vez en décadas que un aspirante a la presidencia abordado la cuestión en público.

En su discurso, Obama dijo rechazar las declaraciones más incendiarias de Wright, pero no renegó de su pastor.

En uno de los sermones más divulgados, el clérigo dijo: “El gobierno les da (a los negros estadounidenses) las drogas, construye prisiones más grandes (…) y luego quiere que nosotros cantemos ‘Dios bendiga a Estados Unidos’.

“No, no, no. Dios maldiga a Estados Unidos, eso está en la Biblia por matar a personas inocentes. Dios maldiga a Estados Unidos por tratar a nuestros ciudadanos como menos que humanos. Dios maldiga a Estados Unidos por actuar como si fuera Dios y supremo”, añadió.

“Hemos apoyado el terrorismo de estado contra los palestinos y los negros sudafricanos y ahora (luego del 11 de septiembre de 2001) estamos indignados porque lo que hicimos en el exterior es traído de regreso a nuestra propia casa. Estados Unidos está pagando las consecuencias” de sus acciones, afirmó.

El ministro presbiterano George Hunsinger, de la Universidad de Princeton, consideró que la prensa tergiversó los dichos de Wright.

“¿Es justo sacar de contexto los comentarios de un ministro, sin importar cuán provocativas o desacertadas sean, y transmitirlas sin cesar, como si fueran lo único que el ministro jamás haya dicho o creído? ¿A qué propósitos sirve esta clase de propaganda?”, se preguntó, consultado por IPS.

Pero Hunsinger también cuestionó que se pretenda culpar a Obama por los sermones de Wright. “¿Acaso es realmente justo difamar a un candidato con ‘culpa por asociación’? ¿Alguien cree realmente que tácticas como ésta pertenecen a una democracia que funciona bien? ¿Qué clase de medios sucumben a estas tácticas?”

Otro destacado líder religioso, el reverendo Martin Marty, de la Divinity School de la Universidad de Chicago, dijo que “algunos indefendibles comentarios de Wright que ahora han sido empujados a nuestra conciencia no deberían ser excusados, y no fueron excusados por Obama”.

Pero, agregó, “las cuatro ‘s’ de las que se acusa a Wright –segregación, separatismo, sectarismo y superioridad– no se sostienen”, señaló.

Marty agregó que la iglesia que conduce Wright “ha hecho denodados esfuerzos por ayudar a los cristianos negros a sobrellevar la vergüenza a la que estuvieron sometidos tanto tiempo. La gente no sale del templo ávida de dar palizas a personas blancas”.

Marjorie Cohn, presidenta del Sindicato Nacional de Abogados, dijo a IPS que “los comentarios de Wright fueron sacados de contexto para hacer parecer que justificaba los ataques del 11 de septiembre y que, por lo tanto, fue poco patriótico”.

“Pero si se escucha el sermón completo, se nota que caracteriza los atentados como efecto imprevisto de una feroz política exterior de Estados Unidos”, agregó Cohn, cuyo sindicato se fundó en 1937 como alternativa al Colegio de Abogados Estadounidenses que, entonces, no aceptaba negros entre sus miembros.

“Los canales de noticias de cable transmitieron los fragmentos sonoros una y otra vez, tergiversando su significado real. Pero el fin de semana, cuando hubo menos noticias, CNN transmitió completo uno de los sermones de Wright, lo que fue útil”, agregó Cohn.

En su discurso del 18 de marzo, Obama llamó al país a iniciar un diálogo nacional sobre asuntos raciales.

Cohn dijo a IPS que ese debate ya está en proceso “en los medios corporativos y en Internet entre organizaciones de la sociedad civil. Hay mucho de qué hablar. Esto continuará, y debe continuar, por mucho tiempo. Tenemos un largo camino que recorrer en la superación del racismo”.

No obstante, Cohn duda que el gobierno de George W. Bush trate de alentar el debate.

“Al gobierno de Bush le gusta endulzar y dar vuelta los grandes problemas, como crisis económica y la guerra en Iraq. Al alentar un debate nacional sobre el racismo institucional, el gobierno estaría admitiendo sus propias deficiencias. Eso no ocurrirá”, agregó.

Según las encuestas, la controversia por los sermones de Wright no perjudicó a Obama en su carrera por la candidatura demócrata con la senadora Hillary Rodham Clinton.

Pero Harold Ickes, asesor de Clinton, declaró a la prensa que su campaña apelaría al caso como modo de persuadir a los superdelegados (miembros de la Convención demócrata no elegidos en elecciones primarias ni en asambleas, sino por su posición prominente en el partido) de que Obama no es elegible.

Mientras, teólogos expresaron su apoyo a Wright en una conferencia sobre “El estado de la iglesia negra” celebrada este mes en el meridional estado de Texas.

“El grado en que la iglesia negra todavía es mal comprendida y rutinariamente caricaturizada en la cultura popular estadounidense está sumamente claro”, dijo Stacey Floyd-Thomas, profesora de ética de la Universidad Cristiana de Texas.

“Wright es culpable, si lo es de algo, de amar a Estados Unidos lo suficiente como para decirle la verdad. Los patriotas y los profetas a menudo son llamados a decir palabras duras a su nación, no desde un lugar de odio, como algunos sugieren, sino desde un lugar apasionado de amor profundo”, añadió.

Las críticas de los clérigos de derecha fueron silenciadas o directamente no existieron.

Por ejemplo, Mike Huckabee, ministro bautista y ex candidato a la nominación presidencial republicana, dijo: “Ingresé a la política porque sabía que el gobierno no tenía las respuestas reales, que radican en aceptar a Jesucristo en nuestras vidas… Espero que respondamos al llamado y hagamos que esta nación vuelva por Cristo”.

DiariodigitalRD