nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Teólogos de las grandes confesiones del mundo: “Las mujeres han sido las grandes olvidadas y marginadas de las religiones”.

Las mujeres han sido históricamente discriminadas en nombre de la religión y las grandes confesiones del mundo.

  • Sociedad    
  • 21 jul 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Las mujeres han sido históricamente discriminadas en nombre de la religión y las grandes confesiones del mundo tienen que promover una mayor igualdad de género, afirmaron varios teólogos este jueves en una conferencia interreligiosa en Madrid; cumbre que sólo deja dialogar a los hombres.

Entre los más de 200 participantes e invitados oficiales a la conferencia, sólo hay cuatro mujeres. Ninguna de ellas es ponente.”Gracias, hermanos y hermanas, aunque no vea aquí a muchas hermanas”.

Los asistentes llevaban casi dos horas escuchando a intelectuales hombres hablar de “la importancia del diálogo en la sociedad” cuando Swami Agnivesh, líder de Arya Samaj -movimiento reformista del hinduismo en la India-, pidió la palabra y apuntó una obviedad: “La mujer representa a más de la mitad de la humanidad. En el futuro, las conferencias de este tipo deben reflejarlo”. Aplausos generales. Y después nada, los conferenciantes ni siquiera hablaron del tema.

“Las mujeres han sido las grandes olvidadas y marginadas de las religiones”, dijo Juan José Tamayo, director de la cátedra de Teología y Ciencia de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid, en una mesa redonda en el segundo día de la Conferencia Internacional para el Diálogo en la capital española.

Las religiones “están organizadas de manera jerárquica y patriarcal con exclusiones de las mujeres en todos los campos del saber y del quehacer religioso”, añadió Tamayo, en esta conferencia cuyo objetivo es acercar a las tres grandes religiones monoteístas.

Ahora, al inicio del siglo XXI, todos los hombres, pero especialmente los sacerdotes, “deben devolver la dignidad a la mujer”, afirmó, antes de añadir que los textos sagrados de las grandes religiones han sido “deformados por los hombres”. “Tenemos que volver atrás en nuestros respectivos libros sagrados para restaurar la idea de igualdad y no discriminación”.

Ahmad Ibn Saifuddin, un profesor saudí de teología, estuvo de acuerdo en que el papel de la mujer ha sido malentendido y que los líderes religiosos deben releer sus libros sagrados para aclarar la posición de la mujer. “Eve nació de Adán, de manera que mujer y hombre son iguales”, dijo, agregando que, simultáneamente, el Islam pone a la mujer “en un alto nivel” porque es madre.

Esther Ruiz, una teóloga y pastora protestante, dijo que “‘El hacer tu voluntad, Señor’ se confunde con hacer la voluntad del varón. En la religión cristiana, “la existencia de represión y discriminación” se plasma en “la falta de posibilidades para que las mujeres desarrollen con plenitud los dones que Dios les ha concedido para realizar su proyecto del Reino de los Cielos”, según Ruiz.

“En muchas ocasiones se ha utilizado la religión y la cultura para justificar este atentado contra la voluntad creadora de Dios de una humanidad libre y se ha impuesto una visión parcial, masculina y patriarcal de lo que Dios quería”, añadió.

Amparo Ruiz, una abogada directora del Centro Budista, afirmó en la mesa redonda que esta religión “no hace diferencias entre los hombres y las mujeres”.

La Conferencia Internacional para el Diálogo ha sido organizada por Liga Islámica Mundial a iniciativa del rey Abdalá de Arabia Saudí, en cuyo país se encuentran los dos mezquitas más sagradas del Islam en La Meca y Medina.

Unas 200 personas, entre ellas representantes de las tres grandes religiones monoteístas, pero también del budismo, participan en esta conferencia.

Entre ellos figuran el secretario general del Congreso Judío Mundial, Michael Schneider, y el cardenal Jean-Louis Tauran, responsable del diálogo con el Islam del Vaticano.

La conferencia fue inaugurada el miércoles por el rey Abdalá, que llamó a un “diálogo constructivo” de las grandes religiones del mundo.