nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

La Biblia, texto fundamental para la cultura y la ciencia

En el marco de la XIX Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil, el maestro Cristian Gómez Macías visitó la ciudad para ofrecer la conferencia La Biblia, arte y cultura bibliográfica, en el Colegio Preparatorio de Xalapa.

  • Sociedad    
  • 4 ago 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

En el marco de la XIX Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil, el maestro Cristian Gómez Macías visitó la ciudad para ofrecer la conferencia La Biblia, arte y cultura bibliográfica, en el Colegio Preparatorio de Xalapa.

El maestro Cristian es fundador y director del Maná, Museo de las Sagradas Escrituras AC, de la ciudad de México, donde se resguardan más de mil 500 ejemplares de biblias con diferentes edades y características.

La primera Biblia impresa en nuestro país, una versión en maya y otros idiomas indígenas mexicanos, la Biblia más pequeña del mundo, la utilizada por Maximiliano de Habsburgo, rollos de la Ley, textos hebreos, ediciones críticas en griego y arameo, versiones antiguas en latín y siriaco, ediciones europeas de los siglos XVI y XVII pertenecientes a grupos perseguidos por la Inquisición, traducciones a chino, árabe, coreano, francés, hawaiano, libros apócrifos y distintas ediciones, que incluyen versiones para niños, se reúnen en esta exposición itinerante que muestra a la Biblia como el libro más significativo de la cultura universal, independientemente de las fronteras que pudiera establecer las religiones, culturas o idiomas, por ejemplo.

En entrevista, el maestro Cristian Gómez comentó: “La Biblia se asocia a la religión, aunque ésta no es una perspectiva completa. Por una parte, es el libro más traducido en el mundo, a más de 2 mil 300 idiomas hasta el momento; por tanto, es la obra más leída y a la vez la más perseguido, incluso por la misma Iglesia, pues se trata de un libro que enseña a pensar, educa en la igualdad, la libertad, lo que en su momento afectó intereses económicos, políticos e institucionales. Incluso la gente que logró conseguir en ese entonces la Biblia fue quemada en la hoguera; su traducción implicó guerras en otras ocasiones”.

Consideró que este libro ha sido fuente de inspiración para distintos artistas de diversas disciplinas, así como para científicos: “En la música, pintura, escultura y literatura, por ejemplo, muchas personas han sido motivadas por la Biblia; hay gran cantidad de obras relacionadas con sus pasajes.

Pero también, curiosamente, la ciencia nació por la influencia bíblica, en el sentido de que Kepler, Copérnico y Newton ven en la naturaleza una creación sujeta a leyes divinas, y el hecho de estar sometidos a irregularidades les permitió investigar y tratar de descubrir otras explicaciones. Por el contrario, si todo hubiera empezado con un universo anárquico, no habría sido de esta forma el desarrollo de la ciencia, incluso si se hubiera promovido una religión contemplativa como el budismo, no habría surgido la ciencia.

Si vemos el ámbito del derecho, la teoría de los valores, las constituciones y la declaración de los derechos del hombre, retomaron principios bíblicos”.

Maná, Museo de las Sagradas Escrituras AC surgió con la intención de custodiar, estudiar, incrementar y difundir el aspecto cultural e histórico que significa el libro más conocido en el mundo. Señala el maestro Gómez Macías: “Hay museos con muchísimos temas, museos de historia, de arte, del zapato, de cera, de brujería, pero desde hace varios años me di cuenta que no había un museo sobre el libro más leído, más perseguido, más amado y de mayor influencia, que es este, la Biblia.

Las personas tienen muchas preguntas: ¿Cuántas biblias hay? ¿Cuál es la buena? ¿Ha cambiado mucho? ¿Se puede creer en ella? ¿Cómo se formo? y más dudas, pues a pesar de que en cualquier librería se podría conseguir una y que muchas iglesias distintas la usan, este sigue siendo un libro desconocido.

Este es el texto del que existe mayor cantidad de manuscritos; estamos hablando de casi diez mil sólo en arameo y griego.

En el museo tenemos biblias de los siglos XV y XVI, más de 110 traducciones a lenguas mexicanas y en distintos soportes, pues así como surgió en tablas de piedra, tablillas de arcilla, papiro o pergamino, hoy la tenemos en discos compactos, audiocintas, sistema braille y microfichas.

Lo que queremos es enriquecer espiritual y culturalmente al público. Los museos, en ciertos casos, han sido un factor de transformación social positiva; nos gustaría que las personas pudieran, por ejemplo, cultivar su tolerancia. Mucha gente usa la Biblia, pero se dedica a ver las diferencias con otras personas y darse de librazos, en lugar de ver el mismo texto, comprenderlo y dialogarlo. Si el mensaje fundamental del libro es el amor, por qué entonces los lectores se discriminan, persiguen y se dividen”.

Para apoyar esta difusión, el Museo de las Sagradas Escrituras abrió diversos servicios educativos, como indica el maestro Cristian: “Tenemos diplomados, licenciaturas y maestrías en Ciencias bíblicas y Filosofía de la religión. Ofrecemos por ejemplo Introducción a las escrituras griegas y hebreas, Análisis de los Evangelios, Hechos de los apóstoles, Historia del cristianismo, Museografía, Análisis de libros históricos, proféticos y poéticos hebreos, Teodicea, Arqueología bíblica y Apocalipsis.

Tenemos también estudios de idiomas bíblicos, hebreo, arameo, griego y latín, además de una carrera en Música sacro-profética”.

El acervo de Maná ha sido visitado por más de 180 mil personas en más de cincuenta lugares del país, durante los ocho años que lleva de existencia el museo. Se han montado exposiciones en estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro, iglesias, bibliotecas, museos, facultades universitarias y otras instituciones, pues carece de un espacio adecuado para mantener una exposición permanente.

Maná, Museo de las Sagradas Escrituras se localiza en Alambra número 1005, colonia Portales de la ciudad de México; para contacto con el público, cuenta con el correo electrónico museomana@yahoo.com.mx y la página de Internet Mana.bible.museum.