nav
Viernes 15 de Diciembre de 2017

Papa concede la renuncia al Obispo que será futuro presidente de Paraguay

Fernando Lugo se convirtió en el primer obispo en recibir la dispensa del Papa para convertirse al estado laical.

  • Sociedad    
  • 6 ago 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Fernando Lugo se convirtió hoy en el primer obispo católico en recibir la dispensa del Papa Benedicto XVI para convertirse al estado laical, a dos semanas de asumir la Presidencia de su país, anunció hoy la Iglesia Católica local.

En un caso “sin precedente” en la Iglesia Católica, pues los obispos no podían gozar de la reducción al estado laical como los sacerdotes, el Vaticano “atendió la solicitud de Lugo” luego de mucha reflexión, señaló el nuncio apostólico Orlando Antonini.

Antonini entregó este miércoles al ex prelado una copia de la decisión de Benedicto XVI, durante una entrevista que ambos sostuvieron en la sede de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), que gobernará a partir del próximo 15 de agosto.

El representante de El Vaticano en Paraguay recordó que Lugo, obispo emérito de la diócesis de San Pedro, solicitó el 18 de diciembre de 2006 “la pérdida del estado clerical para presentarse a las elecciones del 20 de abril”.

“La Santa Sede, después de haber intentado disuadir a monseñor Lugo para que no se presentase a la Presidencia de la República de Paraguay, lo ha suspendido en el ejercicio sacerdotal, pero tras un minucioso estudio del caso, accedió a su pedido”, apuntó Antonini.

Explicó que al mandatario electo paraguayo se le concedió una dispensa definitiva o perpetua, lo cual implica “la pérdida del estado clerical con todas las obligaciones como sacerdote y obispo del Verbo Divino”.

Esto significa, agregó Antonini, “la consiguiente pérdida de los derechos inherentes al mismo, dispensándolo de los votos religiosos hechos en la sociedad del Verbo Divino, de la obligación del celibato y de las demás obligaciones que le estado clerical comporta”.

Por este motivo, Lugo “vuelve al estado laical y pierde el estado clerical, en caso de que éste vuelva a solicitar su incorporación a la Iglesia como obispo, el caso debe volver a ser analizado por la Santa Sede”, añadió Antonini.

Destacó que después de mucha reflexión, el Vaticano escuchó “el clamor de todo el pueblo paraguayo”, y tomó la decisión.

La resolución, fechada el 30 de junio pasado, lleva las firmas del cardenal Giovanni Battista, prefecto de la Congregación para los Obispos, y de Francesco Monterisi, secretario de dicho alto órgano de El Vaticano.

“La actuación eclesial en el caso de Fernando Lugo se ha debido exclusivamente a razones canónicas y pastorales y la Iglesia, sin abdicar a su rol profético, continuará en sus relaciones con las autoridades civiles”, apuntó el nuncio apostólico.

Recordó la Constitución “Gaudium et Spes” del Concilio Vaticano II, según la cual “la comunidad política y la Iglesia son entre sí independientes y autónomas en su propio campo”.