Pastor Estadounidense pinta mensaje de protesta en hoteles de Beijing

Un pastor estadounidense se hospedó esta semana en hoteles de Beijing y se grabó en video mientras pintaba en los muros de dos habitaciones.

  • Sociedad    
  • 8 ago 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un pastor estadounidense se hospedó esta semana en hoteles lujosos de Beijing y se grabó en video mientras pintaba en los muros de dos habitaciones consignas como: “Beijing 2008, nuestro mundo, nuestra pesadilla”.

La inusitada protesta de Eddie Romero, que se difunde ahora mediante páginas de internet como YouTube, muestra que es posible para los extranjeros eludir las estrictas medidas de seguridad impuestas por China para evitar semejantes manifestaciones durante los Juegos Olímpicos que comienzan este viernes.

Las medidas se endurecieron aún más el jueves.

Un legislador de Hong Kong informó que las autoridades de inmigración deportaron a tres activistas prodemocráticos chinos, residentes en Estados Unidos, tras negarles la entrada al territorio, donde se realizarán las pruebas olímpicas ecuestres.

En tanto, agentes de seguridad interrumpieron una segunda protesta, por parte de tres estadounidenses en la Plaza de Tiananmen, incluido el reverendo Patrick Mahoney, antiabortista. Los agentes desalojaron de la plaza a los manifestantes.

Los ciudadanos locales que amenazan con empañar mediante sus protestas el desarrollo de los juegos suelen recibir castigos más severos.

Al menos dos mujeres que han protestado cerca de Tiananmen, por haber sido desalojadas de sus viviendas, fueron detenidas entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves, y se les llevó a un cuartel policial, dijo una de ellas a The Associated Press.

En una llamada telefónica, Zhang Ma dijo que era retenida con la otra mujer, Zhang Wei, y otros residentes, pero no podía dar detalles. Colgó rápidamente, tras señalar que las autoridades la observaban y que no debía hablar con la prensa.

Amigos de Romero dijeron que el clérigo estaba oculto, pero pensaba entregarse a las autoridades chinas en cuanto terminaran los Juegos Olímpicos, el 24 de agosto.

Las fuentes dijeron que Romero comenzó a pensar en su protesta de un solo hombre por los abusos a los derechos humanos en China desde hace siete años, cuando Beijing fue elegida sede de los Juegos Olímpicos.