nav
Miércoles 23 de Agosto de 2017

La mayor imprenta de biblias del mundo afronta una caída de la demanda

La Sociedad Bíblica de Brasil, una organización sin fines de lucro con operaciones en una moderna fábrica en las afueras de Sao Paulo, está enfrentando una caída de la demanda exterior por sus libros sagrados, que son vendidos en 100 países.

  • Sociedad    
  • 11 sep 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

La fe no siempre puede compensar las fuerzas del mercado… ni siquiera si estás vendiendo la palabra de Dios. Al menos eso está descubriendo la mayor imprenta de Biblias del mundo.

La Sociedad Bíblica de Brasil, una organización sin fines de lucro con operaciones en una moderna fábrica en las afueras de Sao Paulo, está enfrentando una caída de la demanda exterior por sus libros sagrados, que son vendidos en 100 países.

La compañía, que comenzó sus actividades hace 60 años, produce actualmente 7,7 millones de Biblias por año, una cifra ni siquiera igualable por la mayor imprenta estadounidense de escrituras cristianas.

Más de la mitad de la producción va para Brasil, el país con mayor cantidad de católicos del mundo. Unas tres cuartas partes de los 190 millones de brasileños se declara católico. Sumando a los protestantes, la proporción total de cristianos aumenta a casi el 90%. Esa base devota mantiene viva la actividad impresora y las actividades de la compañía, que usa parte de sus ingresos para financiar programas sociales y educativos entre los pobres de Brasil.

“Creemos que la distribución de la palabra de Dios hace una gran diferencia en las vidas de las personas”, dijo a la AFP Erni Seibert, director de la división de comunicación y acciones sociales de la Sociedad Bíblica.

El director de la unidad de impresión, Celio Emerique, explicó el alcance de las operaciones. “Estamos imprimiendo en unos 20 idiomas diferentes. Básicamente portugués, español, inglés, francés y lenguas africanas”, indicó.

Pero las ventas en el exterior han disminuido en los últimos dos años. Seibert no puede dar un motivo preciso a la caída, ni indicar si es una tendencia permanente. Estimó, no obstante, que las barreras aduaneras en algunos mercados podrían estar contribuyendo a la reducción, así como la creciente competencia, especialmente de parte de China, un país oficialmente ateo que ve los beneficios de imprimir Biblias dentro de las cuotas oficiales.

Por ahora la compañía, que tiene ingresos de unos 30 millones de dólares anuales, está adoptando un enfoque de esperar y ver. Pero debe congeniar los principios empresarios con su misión religiosa.

“Una cantidad tan grande de Biblias debe ser administrada como una empresa, porque es mucho dinero. Si piensas en uno o dos dólares por Biblia, la Biblia más común, con cifras de esta magnitud necesitas mucho dinero que debe ser bien administrado”, explicó Seibert.

En Brasil, la Sociedad Bíblica apoya programas sociales basados en la lectura de las Sagradas Escrituras, como promover la alfabetización en comunidades indígenas aisladas -en su propio idioma nativo- y brindando Biblias en braille a personas ciegas.

La Sociedad también brinda ayuda médica a los más necesitados. “A lo que realmente apuntamos como organización es a que en el futuro nuestra sociedad sea mejor, con más esperanza, con más amor, con más relaciones humanas. Y con la esperanza de mejores relaciones entre las personas y Dios”, explicó Seibert.