nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Católicos y evangélicos instan al gobierno dominicano a frenar los juegos de azar

Líderes religiosos, deploraron el auge que han tomado en el país las bancas de apuestas, sin que las autoridades hayan encauzado medidas para frenar esta situación que atenta contra la economía familiar y la paz social.

  • Sociedad    
  • 27 oct 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Líderes religiosos, profesionales de la salud y representantes de instituciones educativas deploraron ayer el auge que han tomado en el país las bancas de apuestas, sin que las autoridades hayan encauzado medidas para frenar esta situación que atenta contra la economía familiar y la paz social.

Los obispos Jesús María de Jesús Moya, de la Diócesis de San Francisco de Macorís, y Francisco Ozoria Acosta, de San Pedro de Macorís, consideran oportuno que la ciudadanía tome conciencia ante esta situación que “contribuye al subdesarrollo, a la delincuencia, y sobre todo a la desestabilización de las familias”.

De Jesús Moya lamentó que el gobierno no priorice la educación ni tome en cuenta que la escuela es una inversión que permite el progreso y el auténtico desarrollo de los pueblo.

“El que haya más bancas que escuelas en la República Dominicana es vergonzoso”, sostuvo el representante de la Iglesia Católica, tras atribuir el incremento desproporcionado de estos negocios a una mala estructura de organización que impera en el país, donde “no aparecen recursos para la escuela, pero sí para el juego”.

Mientras, monseñor Ozoria Acosta calificó el auge que han tomado en el país los centros de juegos de azar como “la corrupción institucionalizada, oficializada, que tiene toda la aprobación del sistema”.

El obispo de San Pedro de Macorís llamó la atención sobre los daños que causan en la sociedad los vicios y las bancas de apuestas que hay “regadas por todos los barrios”, contribuyendo, a su juicio, al subdesarrollo, a la misma delincuencia, y, sobre todo, a desestabilizar las familias.

“Tanto las autoridades como los ciudadanos deben buscar la forma de que el país se desarrolle y realmente este sistema de bancas, de vicios, no es el que va a contribuir al desarrollo del país. Eso va en detrimento de la misma sociedad”, apuntó.

El Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue) también expresó su preocupación por el crecimiento de las bancas de lotería, deportivas y agencias de loto que hay en el país, por lo que llamó al gobierno a utilizar los mecanismos que tiene en sus manos para frenar la proliferación de estos centros de apuestas, que “constituyen un atentado directo contra la economía familiar y contra la paz social”.

El reverendo Franco Aquino, presidente del Codue, entiende que el gobierno debe incluso controlar el número de bancas por barrios, “porque aquí no solamente hay más bancas que escuelas, sino que hay más bancas que colmados, farmacias, y hasta más que lugares de expendio de comidas. Esta es una oportunidad para empezar a regularizar eso. Y proceder a cerrar esa cantidad de bancas que no aportan ningún beneficio social”.

Consideró que la proliferación de las bancas es “un atentado directo” contra la economía familiar y la paz social, porque muchas personas que están atrapadas por el vicio y no tienen dinero para jugar, pueden robar y cometer cualquier tipo de violación con tal de conseguir el dinero para apostar.

Listin Diario