nav
Sábado 09 de Diciembre de 2017

Contra las drogas, la religiosidad adolescente es más fuerte que la presión de los compañeros

Un estudio en el Journal of Drug Issues demuestra que la fe protege al joven frente a drogas, alcohol y tabaco.

  • Sociedad    
  • 21 oct 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los chicos religiosos no toman drogas. ¿Evidente? Hasta hace poco no era tan evidente: los estudios eran confusos. ¿Esos jóvenes no tomaban drogas por su fe… o porque su entorno no lo favorecía? ¿Era por su fe… o por la de su entorno? ¿Qué pasa si los amigos de la pandilla juvenil sí beben, fuman o consumen hachís? ¿Acaso la presión del grupo no lo es todo en la vida de un adolescente?

No: la religiosidad individual de un joven es capaz de frenar la influencia de un grupo de amigos que se emborrachan o toman porros.

Ese es el hallazgo de dos sociólogos de la universidad norteamericana Brigham Young (www.byu.edu), publicado en la revista especializada Journal of Drug Issues (el índice puede leerse aquí en inglés: http://www2.criminology.fsu.edu/%7Ejdi/38n3.htm ; el texto completo es de pago).

“Después de analizar las características de las familias y del grupo de amigos, no importa cuál sea la denominación religiosa concreta, hay un efecto independiente: los jóvenes religiosos tienen menos riesgo de drogarse, incluso si sus amigos sí lo hacen”, concluye Stephen Bahr, uno de los autores de la investigación. “Si eres religioso, la presión de tus compañeros para que uses drogas no tendrá tanto efecto”, asegura con los datos en la mano.

Incentivar la religiosidad

Los autores han medido la religiosidad de los jóvenes a partir de su participación en la comunidad religiosa. Se les preguntaba a los jóvenes con qué frecuencia iban a la iglesia y cómo valoraban la importancia de la religión en sus vida.

John Hoffman, el otro autor del estudio, explica que la espiritualidad y la comunidad religiosa aportan un suplemento a la influencia de los padres. “Los padres no deberían forzarlo, pero pueden incentivar la espiritualidad y religiosidad en sus familias, que en sí misma será una influencia positiva en la vida de sus hijos”, dice Hoffman.

Los sociólogos han usado los datos de los 13.500 adolescentes norteamericanos de la última encuesta longitudinal nacional de salud adolescente, y encuestas a 4.980 estudiantes del muy religioso estado de Utah.

La religión protege contra las drogas “toleradas”

Los sociólogos distinguen, sin embargo, entre las drogas fuertes e ilegales, como la cocaína y la heroína, y las legales y el hachís. Fumar tabaco, marihuana y emborracharse está tolerado hasta cierto punto por la sociedad, y más aún por la sociedad juvenil. Es aquí donde la creencia religiosa defiende al joven creyente: “no me importa si está de moda y todos lo hacen, yo no”.

En cambio, la cocaína y heroína, ilegales y asociadas con marginación, perseguidas por leyes duras, tienen un mayor rechazo entre los jóvenes, incluso los no creyentes, debido al bombardeo de mensajes contra ellas. En estos casos no se nota tanto la efectividad de la religión como protector contra el consumo.

Otro hallazgo es que lo que importa de verdad es la religiosidad individual del joven, su convicción personal, y no tanto si ha crecido en una iglesia o si va a las reuniones religiosas. La comunidad religiosa puede ayudar a proteger al joven, pero la convicción interna que da la fe es más eficaz.

forum libertas