nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

¿Es pecado ser sexy? Beyoncé: fe, fama y belleza

Muy pocos conocen del origen evangélico de la diva afro-americana Beyoncé, que empezó su carrera en el coro de la Iglesia.

  • Sociedad    
  • 15 oct 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Hace unos meses apareció un video clip titulado “Beautiful Liar” con las cimbreantes figuras de Beyoncé y Shakira, pero muy pocos conocen del origen evangélico de la diva afro-americana que empezó su carrera en el coro de la Iglesia.

DE HOUSTON PARA EL MUNDO

Nacida el 4 de Septiembre de 1981, en el seno de una familia de clase media en Houston Texas, Beyoncé Giselle Knowles, hija de una diseñadora de modas y del conocido productor musical Mathew Knowles, desde muy pequeña puso de manifiesto una marcada creatividad que pronto volcó a la música.

Impulsada por su padre, con sólo 9 años de edad, formó en 1990, uno de los grupos femeninos de rythm & blues más exitosos de la industria musical de todos los tiempos: Destiny´s Child.

LA IGLESIA, EL BAUTISMO Y SU PASTOR

En su biografía encontramos que declara haber experimentado el “nuevo nacimiento ” y haberse bautizado en la Iglesia Metodista Unida de San Juan, siendo su pastor y guía espiritual el Rev. Rudy Rasmus.

A pesar de su profunda fe cristiana, el arte musical la llevó a adquirir una nueva apariencia que hacía resaltar no sólo su voz sino su figura femenina de modo tal que pasó a ser no sólo una VOZ sino una figura anatómica reconocida.

SEXO Y ESPIRITUALIDAD

Según, José de Segovia, periodista español, desde la época de Destiny´s Child, Beyoncé ha comenzado siempre sus conciertos después de reunirse con otros cristianos del equipo en oración. No tiene miedo de hablar en el escenario de Dios y canta canciones gospel, algunas originales y otras versiones suyas de ciertos clásicos. Asiste en Houston a la iglesia, pero si está fuera, lee también la Biblia y ora.

Una vida cristiana ejemplar, diríamos, pero muchos creyentes han mostrado las contradicciones que hay entre su espiritualidad y el erotismo que promueve en todas sus apariciones públicas, anota Segovia.

Por ello, y a la luz de la Biblia encontramos consejos especialmente dirigidos a la mujer acerca del atavío, de las prendas de vestir, asimismo sobre los pecados que se cometen en el corazón y con la sola ocasión de pecar o inducir al pecado ,el hedonismo y la sensualidad.

¿Es Beyoncé consciente de eso? ¿Se siente piedra de tropiezo? ¿Es incompatible su fe con su apariencia externa que provoca sensualidad al vestir y al bailar? La Biblia no critica la belleza, al contrario la resalta, en el caso específico de Esther o del aspecto hermoso de algún otro personaje del antiguo testamento.

Lo que sí resultaría para un cristiano perjudicial es el uso morboso o sensual que su imagen pueda provocar.

Por: Roberto Miranda