nav
Viernes 22 de Septiembre de 2017

Evangélicos advierten sobre falsas religiones

Los evangélicos exhortan a la sociedad a no caer en manos de supuestas religiones que les prometen mejorar su vida o resolver sus problemas por medio de la espiritualidad.

  • Sociedad    
  • 14 oct 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Al tomar en consideración que históricamente las circunstancias adversas han sido un estímulo para la búsqueda de la fe, los evangélicos exhortan a la sociedad a no caer en manos de supuestas religiones que les prometen mejorar su vida o resolver sus problemas por medio de la espiritualidad, pero siempre y cuando haya dinero de por medio.

Así lo expresó el coordinador regional de la Asociación Ministerial Evangélica de Veracruz (AMEV) en Xalapa, José Eduardo Ortíz González, quien indicó que común que muchas personas o familias se refugien en la fe para superar escenarios como la crisis económica, desastres naturales, la inseguridad y otros.

Ante esto, indicó que el riesgo a que se exponen todas esas personas que deciden recurrir a la fe para resolver sus asuntos es que se puedan dejar arrastrar por falsas doctrinas, pseudomaestros del esoterismo o fraudulentos líderes religiosos o de sectas ocultistas y abiertamente anticristianas.

Sin embargo, aunque reconoció que los tiempos que vivimos en Veracruz permiten una tolerancia y libertad religiosa que se ha convertido en tierra fértil para el crecimiento de muchas congregaciones, por eso su advertencia a la sociedad para “que cuiden a dónde aprenden la verdad y que es una sólo, que ninguna religión tiene la franquicia de lo que comúnmente se llama salvación y nadie puede antonombrarse embajador único ni plenipotenciario de la verdad”.

Por ello, agregó que todas aquellas personas que decidan cercarse a Dios con seriedad deben cuidarse de las “religiones de consumo” que sólo ofrecen paliativos momentáneos.

Como ejemplo de algunas de esas religiones lucran con la fe mencionó la que la gente conoce como “pare de sufrir” que solicita aportaciones monetarias para poder “ayudarlos”, que es el mejor ejemplo de comercializar con la fe.

De igual forma, mencionó que este tipo de abusos por parte de grupos que se dicen religiosos los han detectado mayormente en las colonias marginadas, colonias populares, donde no es fácil que las asociaciones religiosas constituidas serias no las puedan detectar.