nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Obama ha mantenido tres encuentros con Gene Robinson, obispo episcopaliano abiertamente gay

El próximo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha mantenido durante la campaña electoral tres encuentros privados con Gene Robinson, conocido por ser el primer obispo episcopaliano abiertamente gay de su país.

  • Sociedad    
  • 17 nov 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

El próximo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que nunca ha ocultado su profunda religiosidad, ha mantenido durante la campaña electoral tres encuentros privados con Gene Robinson, conocido por ser el primer obispo episcopaliano abiertamente gay de su país.

Los encuentros, que habrían discurrido de una forma discreta, han sido hechos públicos por Robinson en una entrevista publicada por el diario británico “The Times Online”.

Según el obispo, las conversaciones se encuadraron dentro de la política de acercamiento de Obama a los líderes de las diversas confesiones religiosas. Robinson, que se ha mostrado especialmente impresionado por la capacidad de Obama “para escuchar”, ha manifestado que, aunque emplearon mucho más tiempo en hablar de asuntos de política internacional que de la problemática LGTB, Obama “ciertamente mostró su profundo apoyo a la consecución de los plenos derechos civiles para gays y lesbianas”.

Robinson se ha mostrado complacido por el hecho de que Obama no tenga problema alguno en hablar sobre su fe. “Lo encuentro muy destacable, no ya sólo por ser un político, sino por ser un político demócrata. Durante años sólo los republicanos han querido hablar de religión”.

Obama y Robinson también hablaron sobre cual debe ser la relación entre la religión y el estado. Según Robinson, ambos coincidieron en que “no debemos imponer nuestros valores religiosos al estado, porque así lo quiso Dios”.

Gene Robinson, obispo de New Hampshire, pertenece a la iglesia episcopaliana, rama americana de la comunión anglicana. Precisamente ayer informábamos de como su compañero J. J. Bruno, el obispo de Los Ángeles, había mostrado su apoyo explícito al matrimonio homosexual.