nav
Lunes 11 de Diciembre de 2017

Juez de N. Jersey obliga a una iglesia evangélica a ceder su templo para una boda lesbiana

Las autoridades de New Jersey consideran que la pareja fue discriminada, mientras que los metodistas dicen que el uso de sus locales deben estar alineadas a las creencias de la iglesia. Foto: El Pabellón Boardwalk perteneciente a una asociación cristiana metodista.

  • Sociedad    
  • 28 ene 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Dos lesbianas ganan un juicio a evangélicos que no les dejaron utilizar sus locales para “unirse civilmente”. Las autoridades de New Jersey consideran que las discriminaron, mientras que los metodistas dicen que el uso de sus locales deben estar alineadas a las creencias de la iglesia.

Desde el 2007, el estado de New Jersey tiene una ley que permite las “uniones civiles del mismo sexo”. Una pareja de lesbianas, Harriet Bernstein y Luisa Paster, quisieron alquilar el Pabellón Boardwalk en New Jersey para poder celebrar su “unión civil”.

El local pertenece a una Asociación Cristiana Metodista. Se localiza en Ocean Grove, una poblado de casas de campo al lado de la playa, fundada por metodistas en 1869, cuando entre los cristianos de esta corriente se extendió la costumbre de hacer camping, veranear y hacer encuentros cristianos en este sitio.

La asociación metodista, conforme a sus valores cristianos, negó el alquiler a las lesbianas para hacer su ceremonia de “unión civil”. Ante tal hecho, las lesbianas denunciaron a los cristianos en marzo del 2007 ante las autoridades del Estado acogiéndose a las leyes anti-discriminación de “derechos civiles” de New Jersey.

Esta fue la primera denuncia pro-gay de “discriminación” ante una “unión civil”. Al mes siguiente otra pareja lesbiana les denunció también por lo mismo, pero para entonces la asociación metodista ya había anunciado que no alquilarían el Pabellón para bodas de ningún tipo.

Los metodistas encargaron su defensa a la “Alliance Defense Fund” un grupo de abogados especializado. Sus argumentos se basaron en que “una asociación cristiana tiene derecho constitucional a usar sus locales en conformidad con sus creencias”.

Pero el tribunal que juzga estos casos falló el pasado 5 de enero a favor de las lesbianas aseverando que la asociación había violado las leyes anti-discriminatorias de New Jersey en lo que respecta a los alquileres de locales públicos.

El juez que tomó esta decisión es Frank Vespa-Papaleo, militante político pro-gay que en diciembre pasado pidió públicamente que New Jersey no se contentase sólo con uniones civiles, sino que introdujesen leyes para oficiar el matrimonio homosexual directamente.

Los metodistas insistieron en el carácter cristiano de sus locales. La acusación dijo que son locales públicos porque han aceptado dinero público para reparaciones después de un huracán. Los cristianos respondieron que el dinero para reparaciones era para quien lo solicitase y que ellos nunca ocultaron la afiliación religiosa de sus instalaciones.

La acusación también dijo que los locales se acogen a exenciones fiscales porque se comprometen a un “uso público”. Los metodistas respondieron que ese uso público no puede ser ilimitado ni ir contra sus valores cristianos.

Muchos temen que con este caso se siente precedente y que cualquier grupo pro-gay intente acudir a locales de entidades religiosas a celebrar actividades contrarias a la fe cristiana y que si nos se les permite éstos puedan denunciar a quienes no accedan a sus deseos.

entreCristianos.com