nav
Jueves 19 de Octubre de 2017

Obama compensa con un obispo gay la presencia de Rick Warren en su toma de posesión

Muchos militantes del Partido Demócrata y activistas pro derechos civiles de los gays criticaron la elección de Warren, un pastor evangélico, para que pronunciase el principal sermón de la ceremonia de toma de posesión.

  • Sociedad    
  • 13 ene 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

    Un obispo anglicano que se ha declarado públicamente homosexual pronunciará una oración en el acto de toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos Barack Obama, en una decisión que podría ayudar a mitigar la polémica por el hecho de que el pastor conservador Rick Warren exhorte el principal sermón.

    Gene Robinson, obispo episcopaliano de New Hampshire, está en el centro de la controversia sobre la homosexualidad en esta iglesia y ha aconsejado a Obama en varias ocasiones durante la campaña presidencial.

    “Estoy abrumado y muy honrado por esta invitación”, ha declarado Robinson en una entrevista telefónica.

    Robinson dará su homilía en los escalones del Lincoln Memorial, donde el líder de los derechos civiles Martin Luther King pronunció su famoso discurso “Esta noche he tenido un sueño”, en 1963.

    Controversia por Warren

    Muchos militantes del Partido Demócrata y activistas pro derechos civiles de los gays criticaron la elección de Warren, un pastor evangélico, para que pronunciase el principal sermón de la ceremonia de toma de posesión.

    Warren, pastor de una iglesia en el sur de California, es conocido por hacer campaña contra la pobreza y la enfermedad, pero también es promotor de la proposición ocho de California, que ha prohibido expresamente el matrimonio gay, algo con lo que Obama no está de acuerdo.

    De hecho, el propio obispo gay calificó la elección de Warren como una “bofetada en la cara”, aunque ha subrayado que no cree que Obama le haya elegido a él en respuesta a la presencia de Warren, sino porque apoyó explícitamente a Obama en mayo del año pasado.

    Sin embargo, Robinson ha considera que su presencia “ciertamente no pasará desapercibida para la comunidad de gays y lesbianas” ya que, a su juicio, “es importante para la gente sentirse representada”.

    Satisfacción en la comunidad gay

    El propio Robinson no está extento de polémica, ya que la comunión a la que pertecence, formada por 77 millones de feligreses y que agrupa a todos los seguidores de la Iglesia anglicana en Estados Unidos, ha estado dividida desde que en 2003 accedió a su puesto de obispo, siendo la primera persona abiertamente homosexual en ocupar un cargo de estas características.

    Es más, Robinson, que el año pasado contrajo matrimonio con su pareja de toda la vida, considera que su presencia es una apuesta por la inclusión.

    En este sentido, Joe Solmonese, presidente de la asociación de defensa de derechos de los homosexuales Human Rights Campaign, ha calificado la selección de Robinson de “alentadora”.

    “Es un mensaje con el que todos en el país se puede identificar”, ha añadido Salmonese.