nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Hermano de Nicky Cruz asesinado brutalmente por un drogadicto

El pastor Pentecostal Francisco Cruz dedicó su vida al servicio de los más necesitados brindándoles alternativas de rehabilitación de cara a la adicción. Pero uno de los muchos a los que les tendió la mano le quitó la vida estrangulándole.

  • Sociedad    
  • 9 feb 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

El pastor pentecostal del movimiento La Roca, Francisco Cruz Velázquez, de 74 años, fue encontrado muerto por la tarde del jueves 5 de Febrero en el baúl de su auto, en el sector Asturianas de la carretera #914 de Humacao, a orillas de un río, informó el director del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Humacao, Juan Torres.

El occiso era hermano del reverendo Nicky Cruz, quien ganó fama por ser un pandillero en Nueva York y cuya vida se transformó en el Evangelio.

El septuagenario fue reportado desaparecido ayer por su esposa, María Roque Claudio. Ella no supo más de él desde las 5:20 a.m., cuando salió de su residencia en el sector Hoyo Frío del barrio Collores, en Las Piedras. Iba acompañado por uno de los jóvenes que ayudó a rehabilitarse en el Centro Cristiano La Roca, quien le pidió asistencia para que lo llevara a una gasolinera porque se había quedado sin combustible en su vehículo.

Ayer, la casualidad llevó a la Policía a localizar el vehículo del reverendo estacionado a orillas de un río.

Un ciudadano molesto con el individuo que presuntamente había secuestrado al reverendo, porque estaba merodeando su casa para escalarla, se dirigía hacia el sector Asturianas, donde vivía, para reclamarle.

De camino, lo vio a orillas de la carretera bajándose de un auto compacto y se detuvo para reclamarle, pero salió corriendo para ocultarse en un monte.

Cuando la Policía llegó al lugar observó sangre en la carrocería del auto y las llaves en la cerradura del baúl. Lo abrieron y hallaron el cuerpo de Cruz Velázquez.

De acuerdo con lo que sugiere la escena, el hombre fue asesinado en otro lugar y luego colocado en el baúl del auto, donde el maleante pretendía incendiarlo para borrar toda evidencia de su delito.

Torres reveló que al lado del vehículo se recuperó como evidencia un galón de gasolina. El cuerpo del infortunado, que tenía una correa atada al cuello, presentaba hematomas en diferentes partes del cuerpo y laceraciones en la parte baja de la espalda.

“Murió por aparente estrangulación, ya que tenía una correa alrededor del cuello”, observó Torres.

Los investigadores identificaron a Jomar Otero Rivera como el presunto sospechoso de los hechos, ya que fue la última persona que se le vio acompañándolo y luego en la escena donde se localizó su cuerpo.

Este sujeto aparece fichado en la Policía el 23 de septiembre de 2008 por el delito de apropiación ilegal. Como distintivo tiene un tatuaje de una lágrima en el pómulo izquierdo.