nav
Domingo 20 de Agosto de 2017

Hillary Clinton va a iglesia evangélica en Pekín antes de reunirse con sociedad civil

Clinton, que es metodista, asistió a un servicio en una iglesia del oeste de Pekín, la Iglesia Cristiana Haidian, rodeada de estrictas medidas de seguridad.

  • Sociedad    
  • 23 feb 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

La secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton inició el último día de su visita a China asistiendo a un servicio religioso en Pekín y por la mañana debe reunirse con representantes de la sociedad civil.

Clinton, que es metodista, asistió a un servicio en una iglesia del oeste de Pekín, la Iglesia Cristiana Haidian, rodeada de estrictas medidas de seguridad.

Las calles adyacentes fueron bloqueadas y policías vestidos de civil alejaron a las personas que entraban al templo, algunas de las cuales fueron llevadas a unos vehículos sin placas.

No se informó de protestas.

El Partido Comunista chino controla de cerca las prácticas de culto y es con frecuencia acusado por Washington de reprimir la libertad religiosa. Millones de cristianos en particular, entre ellos unos 10 millones de católicos, practican su fe en la clandestinidad.

La identidad de los representantes de la sociedad civil con los que Hillary Clinton se reunirá antes de partir de Pekín, hacia el mediodía, no ha sido revelada.

Algunos disidentes, sin embargo, han denunciado las presiones y el acoso policial para acallarlos.

“Estoy actualmente en residencia vigilada por la llegada de Hillary Clinton”, dijo a la AFP Zeng Jinyan, disidente y esposa de Hu Jia, Premio Sájarov 2008 por la libertad de conciencia, concedido por el Parlamento Europeo.

Varios firmantes de la “Carta 2008″, texto que reclama reformas democráticas en China también han sido objeto de acoso, según la organización Chinese Human Rights Defenders.

La secretaria de Estado norteamericana se reunió el sábado, con el presidente chino, Hu Jintao, y con el primer ministro Wen Jiabao, encuentros durante los cuales Estados Unidos y China acallaron sus diferencias sobre los derechos humanos, prefiriendo subrayar su voluntad de cooperar a la crisis económica y al cambio climático.

Poco antes de su llegada, procedente de Seúl, Hillary Clinton dijo que quería evitar que e los derechos humanos oculten otros temas, lo que “chocó” a varias organizaciones internacionales.

Nos obstante, tras su encuentro, el sábado, con su homólogo chino Yang Jiechi, la jefa de la diplomacia estadounidense, afirmó haber sostenido con él “francas discusiones” sobre los derechos humanos.