nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Senadora mexicana Judith Díaz hace un llamado para interceder por los gobernantes de su país

Un llamado para interceder por la nación, a orar por nuestros gobernantes por nombre y apellido, así como continuar formando buenos ciudadanos que vivan en la legalidad, es la petición que hace la servidora pública Judith Díaz a la iglesia evangélica.

  • Sociedad    
  • 26 feb 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Judith Díaz es Senadora por Nuevo León, estado ubicado al norte de la República Mexicana, es militante del Partido Acción Nacional y miembro activo de la iglesia Comunidad Cristiana Internacional, donde es Pastor Richard Hays, ella comparte su punto de vista sobre la importancia del trabajo de la iglesia evangélica dentro de la vida social del país.
“A mí me parece que se han dejado de lado algunas otras cosas”, comenta, “hemos dejado de trabajar en el tema de la prevención, hemos dejado de llevarles valores a la gente que está en los órganos de investigación y que imparten justicia y eso es lo que nos ha llevado a esto”.

“Dejamos de hacer algunas cosas importantes, y son cosas a las que muchos políticos no le están apostando porque no redundan en votos y mientras no resulte… si tú ves un puente, se lo vendes a la gente: yo te hice el puente, sigue votando por mí; yo hice este partido de poder y este partido hizo el puente”.

Apunto que se le ha estado apostando a las piedras muertas en lugar de a las piedras vivas y que si como Estado se destinaran recursos para la prevención del delito, habría menos mercado para la compra de estupefacientes y se tendría una sociedad mas sólida.

“Son todo ese tipo de cosas a las que dejamos de apostarles, dejamos de trabajar por ellas y a mí me parece que en ese contexto se perdieron un montón de cosas.”

¿Qué le corresponde hacer a la iglesia evangélica, bueno a la sociedad, pero enfocándolo a la iglesia evangélica que realmente como conocedores de la verdad qué nos corresponde hacer, cuál es nuestra parte porque a veces le queremos dejar todo a los políticos?

“Me parece que la Iglesia como institución que forma piedras vivas y que proclama la verdad, porque la verdad nos hace libres; me parece que la Iglesia tiene que seguir como lo ha estado haciendo, seguir construyendo el interior de la familia”.

Comentó que la iglesia trabaja al “cara a cara”, es decir si uno es rescatado, otros se rescatan por el testimonio del primero.

Señalo además que a la iglesia evangélica le corresponde seguir trabajando en la formación de nuevos y buenos ciudadanos que no solamente oren, sino que sean ciudadanos responsables.

“ Creo que en este momento la iglesia tendría que estar hablando por ejemplo de temas como, como cristianos nosotros no compramos piratería, insistir en ese tipo de mensajes porque esos como dice en la Palabra, las pequeñas zorras son las que desbaratan la viña, entonces insistir con nuestros hermanos en Cristo, en cada lugar, en cada iglesia donde se predique la Palabra, que nosotros no compramos piratería porque, independientemente de que salga más barata, esto es un delito y nosotros no fomentamos delitos, ni pequeños, ni grandes, ni nada, pero también a los hermanos les decimos que hay que pagar impuestos, al Cesar lo del Cesar; también a los hermano les decimos que no somos evasores de impuestos, que no traficamos y no pasamos contrabando por mínimo que sea”.

“Cuando vamos a traer algo a la frontera, sobre todo nosotros que estamos ubicados en una frontera pagamos los impuestos de los que traemos porque nosotros vamos a trabajar en la cultura de la legalidad. El presidente nos ha convocado a eso y yo quiero insistir en las pequeñas zorritas que desbaratan la viña”.

“No llevamos dos libros de contabilidad ni buscamos personas que nos ayuden a evadir al fisco. Estamos trabajando y haciendo lo que nos toca. Desde nuestro trabajo, no nos llevamos los lápices, las plumas ni las hojas de trabajo para nuestra casa; no mentimos, si llegamos tarde, porque se nos hizo tarde por nuestra negligencia; no participamos en las marchas para pedir lo que no nos corresponde”.

“Trabajamos de manera honesta y eso es lo que tenemos que hacer porque lo dice la Palabra: el que no trabaja no coma”. Señaló

“Buscamos el régimen de estar dentro de la formalidad en todos lados, esas cosas, esas predicaciones… no somos violentos, no le apostamos a la violencia, nos sometemos a nuestras autoridades, porque todas son impuestas por Dios. y ese tipo de cosas que parecen pequeñas pero eso es lo que nos tiene hoy a México en caos, empezó robando una cartera y no se fue a la cárcel, después no nada más una cartera, como no pasó nada, quedó impune, y ya después no nada más fue una cartera, robaron más y fueron in crecendo ese tipo de asuntos y la iglesia tiene que estar predicando en eso, tiene que estar hablando eso, también de lo que sucede dentro de los hogares, violencia doméstica, no, tenemos reglas claras en la Palabra que nos dice cómo debemos de comportarnos y para todo hay. En el Nuevo Testamento Pablo habla de cómo nos comportemos el marido con la mujer, la mujer con el marido, los padres con los hijos, los hijos con los padres, los trabajadores con los patrones y con los jefes; todo está clarísimo, en eso tenemos que insistir y seguirlo insistiendo. En las iglesias se ha predicado, pero hoy hay que insistir en ese tema y en el tema de la oración que es lo que nos fortalece y la lectura de la Palabra que es lo que nos fortalece y nos recuerda cuáles son nuestras obligaciones como ciudadanos”.
De la mano con su carrera política, Judith Díaz esta a cargo de un ministerio de intercesión por el país y sus gobernantes.

“Estoy maravillada y agradecida porque el Señor es Fiel. Nosotros convocamos a la iglesia a orar cuando las tribunas estaban tomadas, pero hoy tenemos que orar por la paz, porque nuestras autoridades no desmayen”.

“Yo tuve la oportunidad de viajar con el Presidente el día de hoy en la gira a Nuevo León, yo le decía al Presidente, estamos orando por ti, nuestras iglesias oran por ti, tenemos claro que tenemos que orar por ti. Y yo creo que hoy sería una magnífica oportunidad de que el cuerpo de Cristo unido cada célula, el que es pelo, el que es ojo, el que es una, el que es hígado, el que es corazón; todos vayamos y sigamos orando”.

“A mí me ha ido bien. Hoy tenemos varios motivos de oración, uno de ellos es que la Suprema Corte de Justicia aquí a nivel nacional decidió que el aborto, que cualquier estado puede legislar a favor del aborto que porque es la libertad de la mujer. Es una cultura de la muerte. Tenemos tantos temas porqué orar. Yo he estado visitando muchas iglesias y nos estamos reuniendo con muchos pastores que han visto y han estado sintiendo la necesidad de orar, pero yo que estoy viendo de cerca los problemas nacionales pues he convocado al pueblo a orar, he tenido buena respuesta de muchos y me da mucho gusto que en muchas partes del país la iglesia se esté asumiendo como intercesora, que esté asumiendo su papel de intercesora como iglesia”.

“Creo que hay que reforzarlo todo, creo que unidos como dice la Palabra, unánimes, en un solo ánimo, juntos decidamos seguir poniendo en las manos de quien todo lo puede, cada problema del país”.

¿Hace falta cristianos en el frente de batalla de la política, en la trinchera donde usted se encuentra?

“Por su puesto, el asunto que tenemos en muchas partes de la política, el asunto de la corrupción es porque nosotros estuvimos ajenos, por mucho tiempo tuvimos una visión diferente, pensábamos que nosotros no teníamos que meternos en la política, pero yo te puedo decir hoy con certeza que mi ministerio está en la política como tu ministerio está en los medios de la comunicación, mi ministerio está en la política”.

“Entonces creo que hoy la iglesia tiene una visión general del Reino, eso es genial porque cada quien, tenemos hermanos que tienen el ministerio de los negocios, otros que tienen el ministerio en la política, en donde está la corrupción rampante. Hoy necesitamos que vengan los justos a gobernar, también aparece que los justos se tienen que preparar, pero a demás no pueden ser de la secreta, tienen que venir y actuar como lo que son, como los hijos de Dios con convicción, con valentía porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía sino de valor, de poder, de amor y de dominio propio. Con esa identidad correcta de hijos del Rey tienen que venir a gobernar, porque a demás fuimos hechos para eso y nos falta más, tienen que venir a gobernar los hijos del Rey para que esto se componga, sino quién lo va a componer, a poco los hijos de las tinieblas van a venir a componer este asunto, si ellos nos tienen como nos tienen. Entonces a mí me parece que tenemos que pasar la estafeta, los que hemos estado en esto tenemos grandes responsabilidades: primero, fuera caretas, aquí no hay de la secreta; dos, hay que preparar a los que siguen, a la generación que sigue; tres, tiene que haber un paso de la estafeta a los nuestros”.

Kairos ACN/ Staff