nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Acusan a evagélicos de estafar con falsas casas propias

“Si no pagan aquí, pagarán en otro lado. Yo creo en la justicia divina”, declaró Miguel Huentén, junto a sus tristes hijos.

  • Sociedad    
  • 30 mar 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Miguel Huentén (33) y su pareja Isabel Zúñiga (43) creían que estaban a punto de cumplir el sueño de la casa propia, cuando se enteraron que la empresa de propiedades que tramitaba su subsidio habitacional era investigada por estafa.

La pareja, que paga arriendo hace 13 años, vio cómo el programa de Televisión Nacional de Chile “Esto no tiene nombre” denunciaba las supuestas estafas de la empresa en la que habían depositado un millón de pesos y toda su confianza.

“Dejábamos de comer para poder dar el dinero que nos pedían y ahora nos quedamos sin nada, sin casa, sin dinero “, afirma Isabel Zúñiga.

La pareja no sería la única afectada por los supuestos evangélicos. Más de 200 familias de Santiago que recurrieron a la autodenominada inmobiliaria del “pueblo de Dios” (se promocionaba en radios evangélicas e incluso utilizaban imágenes religiosas en su folletos) quedaron estupefactos al ver en la televisión que los habían estafado.

“Si no pagan aquí, pagarán en otro lado. Yo creo en la justicia divina”, declaró Miguel Huentén, junto a sus tristes hijos.