nav
Jueves 21 de Septiembre de 2017

Campaña solidaria finalizó ” a lo grande”

Anoche cerró la campaña solidaria organizada por la Fundación Rey de Reyes de Buenos Aires. Fue en la cancha de San Martín a la que concurrieron unas 20.000 personas (según los organizadores) para escuchar la palabra de Dios.

  • Sociedad    
  • 13 abr 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

La semana solidaria de la Fundación Rey de Reyes tuvo un cierre a lo grande. A las 5 toneladas de alimentos, miles de pares de zapatos, prendas de vestir, útiles y servicios gratuitos que entregaron a los sanjuaninos, agregaron una donación que sorprendió a todos. Los organizadores de esta movida se despidieron de San Juan dejando para el Centro de Adiestramiento René Favaloro computadoras, aires acondicionados, sillas de rueda, heladeras, balanzas para bebés, tensiómetros y luces de emergencia.

Todo por un total de 57.608 pesos, recaudados por los miembros de esta Iglesia Evangélica.

Anoche cerró la campaña solidaria organizada por la Fundación Rey de Reyes de Buenos Aires. Fue en la cancha de San Martín a la que concurrieron unas 20.000 personas (según los organizadores) para escuchar la palabra de Dios.

La cita era las 18:00, pero la gente comenzó a llegar un par de horas antes para asegurarse un lugar. A las 18:30 las tribunas y sus pasillos ya estaban repletas. Y la gente seguía rogando por entrar al campo de juego. Pero sólo los discapacitados y enfermos tuvieron esa bendición. Como Rosana Romero que luego de esperar unos minutos pudo ingresar a la cancha.

La de anoche fue su primera salida oficial. Hace dos meses la operaron de la columna y aún está en plena recuperación. Quiso asistir al evento para demostrarle apoyo a la fundación aunque sea con su presencia. “A penas puedo caminar -contó- pero quise venir porque creo que esta gente necesita de todo el apoyo para continuar con lo que hace.”

Con los acordes del Himno Nacional y el despliegue de una bandera argentina gigante comenzó la fiesta. En ningún momento el público dejó de aplaudir y de gritar Amén ante cada oración y mensaje dicho por el reverendo Claudio Freizon. Pero la alegría de la gente explotó en tres momentos determinados: cuando subió al escenario el equipo de San Martín para recibir la bendición de Dios, cuando el Reverendo y su esposa descubrieron la donación destinada para el Centro René Favaloro, y cuando anunciaron que la fiesta iba a terminar con una colecta voluntaria para el Hospital Rawson. Todo el público hizo su contribución.