nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Lideres evagélicos piden no participar del Censo

La Junta de Directores de la Coalición Nacional Latina de Ministros y Líderes Cristianos (CONLAMIC) ha determinado que los adversarios de una reforma migratoria hicieron de los resultados del Censo 2000 una herramienta anti-inmigrante con la cual justifican la agresión contra familias indocumentadas con estrategias de terror y mentiras que polarizan la opinión pública.

  • Sociedad    
  • 26 abr 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Junta de Directores de la Coalición Nacional Latina de Ministros y Líderes Cristianos (CONLAMIC) ha determinado que los adversarios de una reforma migratoria hicieron de los resultados del Censo 2000 una herramienta anti-inmigrante con la cual justifican la agresión contra familias indocumentadas con estrategias de terror y mentiras que polarizan la opinión pública, provocan trauma en sus hijos y [hacen] arrestar a sus padres como criminales.

Las ciudades de Riverside (NJ), Hazleton (PA), Irving y Farmers Branch (TX) y el Estado de Oklahoma son evidencias del capital político que sirven las estadísticas del Censo a favor de politiqueros oportunistas que usan y aprovechan las mismas para incendiar sus comunidades con argumentos falsos capaces de inflamar las conciencias de un electorado, que carece de información veraz, sobre los beneficios y aporte que ofrecen las familias y trabajadores indocumentados.

Miles de ciudadanos americanos piensan que el inmigrante indocumentado evita legalizarse y cumplir con las leyes de este país. Desconocen un sistema de inmigración obsoleto que impide a millones de familias y trabajadores honestos a corregir su estado migratorio.

A estos, por concepto de los reportes del Censo, se les acusa de ser un lastre económico en sus comunidades locales y arremeten contra nuestras familias de la Fe con leyes anti-inmigrantes que los obliga a salir de nuestras iglesias y comunidades.
CONLAMIC enviará una carta al Departamento de Comercio y la División de Administración del Censo 2010 para hacerles saber que los pastores evangélicos hispanos apoyan el censo entre residentes y ciudadanos de los Estados Unidos.

Sin embargo, recomendaremos desde nuestros pulpitos, a toda persona indocumentada, a no abrir la puerta ni contestar el cuestionario a los empleados del Censo hasta que no haya una reforma inmigratoria.