nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Metodista es el chileno más influyente del Gobierno de Obama

Pese a que vivió toda su juventud en Estados Unidos, Arturo Valenzuela Bowie hizo su carrera pastoral en Chile, donde ayudó a formar los cimientos de las primeras iglesias metodistas de la Octava Región.

  • Sociedad    
  • 25 may 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Hijo de un obispo fundador de la Iglesia Metodista de Chile, Arturo Valenzuela Bowie estudió teología por hobby, pero se inclinó por las ciencias políticas. Defensor de las ideas de Luther King, vivió en Concepción hasta los 16 años, cuando el terremoto de 1960 destruyó su liceo y los padres lo enviaron a Estados Unidos a hacer su enseñanza media y luego se gano la confianza de los Clinton.

“Será un desafío grande. (…) Veré cómo buscar las fortalezas que nos entrega Dios para cumplir con sabiduría esta no fácil tarea”.

El e-mail enviado por Arturo Valenzuela Bowie (65) a su hermana Flor el miércoles recién pasado, tras convertirse en el chileno más influyente del gobierno de Barack Obama, revela parte esencial de su personalidad.

Marcado por una familia cristiana -su padre, Raimundo, llegó a ser Obispo Emérito de la Iglesia Metodista en Chile, y su madre, Dorothy Bowie, misionera-, Valenzuela fue el único de los cinco hermanos biológicos (Flor es hija adoptiva) que además de su profesión (es cientista político) se interesó en estudiar teología.

De hecho, hasta los 16 años, cuando dejó Chile, era normal verlo cada domingo en la Iglesia Metodista de Concepción, en Colo-Colo con Carrera, acompañando a sus padres en los cultos matutinos.

Llegaban en un Ford antiguo, que fue el regalo familiar de un tío. Porque en la casa de los Valenzuela Bowie no había espacio para los lujos. “La tenida de domingo, y nada más”, cuenta Flor.

También era común que cada cinco años viajaran todos a Estados Unidos y se quedaran un año allá, como parte de las obligaciones eclesiásticas de la familia. Ello, sumado a la nacionalidad de su madre y a los contactos familiares, lo llevaron a hablar inglés fluido desde chico. Aprendió francés en el Charles de Gaulle de Concepción, donde hizo su enseñanza básica antes de matricularse en el liceo Enrique Molina.

Dado que el liceo se derrumbó producto del sismo, la familia tomó la decisión de enviar a Estados Unidos a Arturo y a su hermano David para que hicieran su enseñanza media, cuenta su otro hermano, Samuel, en un e-mail a “El Mercurio”.

El propio Arturo Valenzuela ha comentado que luego de ese primer viaje sólo volvió a Chile una vez en ocho años y por tres semanas. “Me comunicaba con mis padres por carta, porque las llamadas por teléfono eran muy caras”, ha dicho a cercanos.

El padre, Raimundo, fue el representante de la Iglesia Metodista en el primer Tedeum del gobierno de la Unidad Popular. Y no se quedó sólo en eso. “Asistió en la tarea de alimentar a las personas que tomaron refugio en las embajadas, reclamó contra los arrestos (…) y encontró la manera de asistir a quienes debieron salir del país”, dice la página web de la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas (Fasic).

Pese a que vivió toda su juventud en Estados Unidos –donde se casó con Dorothy Bowie-, Valenzuela hizo su carrera pastoral en su país natal, donde ayudó a formar los cimientos de las primeras iglesias metodistas de la Octava Región.

En 1974, se dedicó a hacer clases de teología en las escuelas de su creencia. Luego de su jubilación, en 1986, dividió su tiempo entre Chile y la Universidad de Duke. En esos años escribió dos libros sobre la historia de la Iglesia Metodista de Chile. Dorothy Bowie siempre acompañó a su esposo en la actividad pastoral. Pero, inquieta y generosa como era, decidió hacer un aporte propio a las sociedad chilena.

Amén-Amén Noticias