nav
Viernes 22 de Septiembre de 2017

Víctimas de violencia, cristianos indios cifran esperanzas en resultados electorales

Según un trabajador eclesial indio, la violencia contra los cristianos registrada el año pasado en el estado indio de Orissa no fue un acontecimiento único, sino la consecuencia de una sociedad fragmentada. Sin embargo, los resultados de las recientes elecciones generales son alentadores.

  • Sociedad    
  • 20 may 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

La ola de violencia que comenzó después del asesinato de un importante líder radical hindú en agosto de 2008 – asesinato revindicado por rebeldes maoístas, pero del que algunos militantes hindúes acusaron a los cristianos – refleja cómo la sociedad india se está fragmentando en divisiones comunitarias, afirma John Suresh Kumar, miembro del Consejo Sinodal de Servicios Sociales de la Iglesia del Norte de la India. Kumar habló en la sede del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) en Ginebra, el 13 de mayo.

Kumar explicó que extremistas hindúes habían conseguido soliviantar contra los cristianos dalit a “comunidades tribales de Kandhamal, en Orissa, las cuales siguen viviendo en la mayor miseria”. Los cristianos en esa zona gozan de una situación económica algo mejor que las comunidades tribales.

Los dalit constituyen la mayoría de los cristianos en la mayor parte de la India. En el sistema de castas indio, los dalit han sido tratados como “intocables” debido a que las tradiciones rituales brahamánicas los consideran “impuros”.

Kumar, que visitó recientemente el distrito afectado de Kandhamal, dijo que nueve meses después de que comenzara la violencia entre comunidades, miles de personas que habían huido de sus hogares estaban viviendo todavía en campamentos, sin tener acceso a servicios de agua y saneamiento.

Aunque la necesidad inmediata es la de proporcionar socorro a las personas desplazadas, las iglesias no deben conformarse con ello, dijo Kumar, ya que la ayuda y la rehabilitación pueden ser sostenibles solamente si se restablece la seguridad.

Según Kumar, el gobierno del estado de Orissa fue cómplice indirecto de la violencia “o al menos dejó de castigar a los alborotadores”. “Por ello, es importante que las iglesias hagan oír sus voces de forma unificada a nivel nacional e internacional”, añadió Kumar.

Kumar destacó la importancia de ayudar también a las comunidades tribales, asegurándose de que no sólo las víctimas cristianas de la violencia se beneficien de los esfuerzos y ayuda de las iglesias como destinatarios de los proyectos, para que no se ahonden las divisiones. “La acción de desarrollo no debe hacer distinciones entre comunidades y religiones.”

Resultados electorales crean nuevas esperanzas

Kumar dirigió la palabra a miembros del personal del CMI y otras organizaciones ecuménicas con sede en Ginebra justamente cuando se completaban en la India las elecciones federales. El resultado de las elecciones generales de la India es decisivo para garantizar la paz y seguridad en Orissa, señaló. Los ciudadanos de Orissa eligieron también una nueva administración estatal que sustituye a una coalición en la que participaba un partido fundamentalista hindú de derecha.

Como los primeros resultados de las elecciones indican una clara victoria de la coalición laica del gobierno federal saliente sobre el partido Janata Bharatiya (BJP) nacionalista hindú, el secretario general del Consejo Nacional de Iglesias de la India (NCCI), obispo Dr. Dhirendra Kumar Sahu, dijo a la página web de noticias Christian Today que estaba entusiasmado por ese resultado.

“El BJP ha sido eliminado completamente de Orissa”, apuntó, y añadió que “los cristianos de Kandhamal están muy contentos ya que hay signos de esperanza para ellos”. Más sobriamente, Kumar advierte: “Es importante no subestimar la fuerza de los sectores de derecha sólo a base de resultados electorales. Todavía pueden golpear con más virulencia en el futuro.”

El CMI ha condenado repetidas veces la violencia contra los cristianos en Orissa, especialmente en la reunión que el secretario general del CMI, pastor Dr. Samuel Kobia, tuvo con el primer ministro indio Dr. Manmohan Singh en octubre de 2008.