nav
Domingo 10 de Diciembre de 2017

Habría más de diez iglesias evangélicas con situación irregular en ciudad argentina

El consejo de pastores busca identificar grupos ilícitos. Hay preocupación por el caso de abuso sexual.

  • Sociedad    
  • 17 jun 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

La detención de un pastor evangélico del barrio San Miguel, de la ciudad Puerto Madryn Patagonia argentina, acusado de haber abusado sexualmente de una niña de escasos siete años de edad, pero contra quien casi en simultáneo se radicó una segunda denuncia por el mismo tipo de hecho, también causó conmoción e impotencia en el ámbito de la conducción del Consejo de Pastores de Puerto Madryn, debido a que el denunciado no estaba reconocido por esa entidad y porque ya contaba con antecedentes de ese tipo en otras ciudades.

Así lo hizo saber el vicepresidente de ése órgano, pastor Jorge Ríos, y el secretario del Consejo, Juan Medde, quienes además confirmaron que el acusado había abierto un local donde hacía funcionar una iglesia que se encontraba en situación totalmente irregular en cuanto a la documentación que se requiere, pero a su vez encendieron el alerta hacia la comunidad debido a que existirían al menos otras diez iglesias en las mismas condiciones de ilegalidad.

Señalado por su irregularidad
“En Puerto Madryn existe un Consejo de Pastores que cuenta con una comisión directiva conformada por un presidente, un vicepresidente, un secretario y vocales.

Posee personería jurídica, todo lo que exige el marco de la Ley y un poco más” informó el pastor Jorge Ríos.

Además, señaló que “cualquier persona o pastor (evangélico) tiene la libertad de venir a radicarse a Puerto Madryn y brindar su buen testimonio, sujeta a valores y principios acordes a los valores cristianos; y todos serán bienvenidos. Para ellos, el Concejo de Pastores cuenta con una nómina de los pastores reconocidos y se les exige determinados requisitos personales y comunitarios.

Por lo menos otros diez “pastores irregulares”
El que se lo haya identificado como pastor en los medios de difusión “afectó a la comunidad evangélica. Quienes concurrían a esa iglesia dicen que él sólo se autotituló pastor y así se dio a conocer a la gente, pero el título de pastor no es algo que se lo pueda imponer por sí mismo una persona. Es algo muy serio, que tiene que ver con una vocación divina. Tiene que ver con un respaldo de gente de su entorno que aprueba y avala su preparación y conducta de vida, con una conciencia muy profunda de vocación hacia Dios. Tiene que tener formación teológica, un alto grado de espiritualidad, vivir bajo valores cristianos, es algo que también tiene que ver con su vida personal, con la conformación de su familia, con una conducta sana e íntegra tanto moral como éticamente, tiene que ver con su vida económica”.

De este tipo de pseudos-pastores “hay muchos otros en Puerto Madryn, por lo menos otras diez personas, o un poco más, están en la misma situación irregular; mientras que dentro del Consejo de Pastores hay 37 que están en condición legal, con toda la documentación”.

Identificarán a los “pastores ilegales”
Juan Medde consideró que esas personas, que se autodefinen como pastores, “no son más que individuos con intenciones de lucrar, que con su caradurez causan un daño enorme a gente que se han ganado el respeto de la comunidad con más de veinte y hasta treinta y cinco años de trayectoria. Tienen el descaro de atribuirse representar un ministerio evangelístico que no lo es”.

Por tal motivo, desde el Consejo de Pastores ahora se tomó el compromiso “de individualizar a este tipo de personas. Como entidad nos hemos propuesto detener lo que hacen, en todos los niveles, porque si bien con este hecho aberrante terminaron afectados unos niños, hay personas que fueron defraudadas y hasta estafadas en lo moral y económico”.

En ese marco, Juan Medde mencionó que “han hecho su paso por Madryn algunos sujetos que se decían pastores pero que vinieron para engañar a la gente. Han estafado con vehículos y viviendas a la gente, para luego desaparecer. Esto es algo que preocupa porque quienes llevamos años en la ciudad después debemos padecer una vergüenza ajena. La gente debería estar más consciente y prestar atención a si el que se identifica como pastor tiene una iglesia establecida, deben averiguar quién es, hasta por el deber de autoprotección de cada uno y para salvaguardar a sus seres queridos de un posible impostor. Ahora se sabe que este sujeto tenía incluso causas penales pendientes”.

Como recurso, recomendaron a la comunidad que, “para quedarse tranquilos, sólo basta con realizar un llamado de consulta al teléfono celular 1532 1724 y preguntar al secretario del Consejo de Pastores Juan Medde sobre si la persona que tienen delante comunicando el evangelio es alguien reconocido o ilegal. Queremos tomar cartas en el asunto y proteger a la comunidad en lo espiritual. Ya estamos en contacto con el Intendente Carlos Eliceche y autoridades del gobierno; hemos ofrecido nuestro trabajo social”.