nav
Jueves 17 de Agosto de 2017

Evangélicos se reúnen para “una oración por México”

Alrededor de 15 mil personas se unieron en el estadio “Heriberto Jara Corona” para hacer “una oración por México”.

  • Sociedad    
  • 18 ago 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Alrededor de 15 mil personas se unieron en el estadio “Heriberto Jara Corona” para hacer “una oración por México”.

La Atenas Veracruzana se unió a las cien ciudades más importantes del país en participar en esta manda cristiana que consistió en orar de manera masiva por la inseguridad, la crisis económica, la salud y la falta de empleo.

En el evento estuvieron decenas de pastores cristianos de todo el Estado, el gobernador Fidel Herrera Beltrán, el secretario de Trabajo Américo Zúñiga, el diputado federal electo Javier Duarte y la diputada federal Elízabeth Morales, además del alcalde de Xalapa David Velasco Chedraui.

En un mensaje de tres minutos, Fidel Herrera señaló: “Levanten el corazón y el espíritu, saludo este evento extraordinario y doy por inaugurada, en la investidura que me corresponde, una oración por México”.

Vicente Hernández Martínez, uno de los pastores cristianos organizadores del evento, señaló que el objetivo de llevar a cabo, de manera simultánea, una oración en las cien ciudades más importantes del país, era buscar la unidad de la nación.

“Aquí vamos a orar por la unidad, por la certidumbre económica, para acabar con la inseguridad, para pedir por un mejor empleo, por tener salud, por los derechos de los indígenas, porque los diputados electos hagan buenas leyes, porque el presidente de la República tome buenas decisiones en materia económica”, agregó.

Fidel Herrera Beltrán dirigió un mensaje a los cerca de 15 mil asistentes, saludó a los cristianos evangélicos, a quienes les reconoció su fortaleza y entrega para orar por México; “México y Veracruz son más fuertes que cualquier problema que haya que afrontar, tenemos nuevos retos en la economía y en la seguridad”, señaló.

Dijo que esta oración por México será un esfuerzo espiritual que habrá de tener reconocimiento de manera universal.

Desde las cinco de la tarde y pasadas las nueve de la noche, los miles de cristianos atiborraron el estadio xalapeño, agitando banderas con la leyenda “Dios es mi dulce paz” y “Dios, rey de reyes”; además de aleluyas, los cristianos veracruzanos hicieron sentir su fervor en Díos, como la única cura para todos los males que aquejan a la sociedad.

Un grupo musical cristiano y los pastores de Dios fueron guiando a los 15 mil asistentes al punto cumbre de la oración, y así, con lágrimas en los ojos, hincados, con una pasión por Cristo que no repararon en disimular, jóvenes, señoras y adultos mayores pidieron a Dios sanar las heridas que hoy están lacerando al país.

“Inseguridad, te echamos fuera; corrupción, estás fuera. Demandamos gente honesta, gente justa”, era el grito generalizado de los pastores y secundado por los seguidores de la Iglesia cristiana.

“Quiero un grito de guerra, que llegue hasta el cielo, que nos escuche el Señor, que nos escuche Minatitlán -la otra ciudad veracruzana enlazada con el programa Oración por México-, para que nos visite el Señor, visita México Señor, visítanos”, expresaba el pastor que con melodías secundaba la Oración por México.