nav
Sábado 16 de Diciembre de 2017

Iglesias evangélicas salvadoreñas se unen contra la violencia

Es la primera vez que todas se unen por un mismo clamor: “¡No más violencia!” En este país existen más de 9,600 pastores. El evangelio ha progresado mucho, han pasado de una minoría insignificante a un 38% de la población.

  • Sociedad    
  • 24 feb 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

En más de 114 años, desde que se fundó la primera iglesia evangélica en San Salvador, es la primera vez que todas se unen por un mismo clamor: “¡No más violencia!” En este país existen más de 9,600 pastores, pero una de las características peculiar de ellos, ha sido estar muy segmentados por sus ideologías, costumbres y doctrinas.

Carlos Rivas (en la foto), líder del Tabernáculo de Avivamiento Internacional (TAI), es el promotor de está unidad entre las iglesias evangélicas contra la violencia.

Rivas está convencido que si hay caos en San Salvador solo hay dos explicaciones: “O es un Estado fallido o es un país proclive para que cualquier sistema totalitarista y para que cualquier loco mesiánico se instaure”.

Rivas, relató que en estos 114 años el evangelio ha progresado mucho en este país, pasando de una minoría insignificante a un 38% de la población, según el último informe del Instituto de Opinión Pública de la UCA (Universidad Centroamericana de San Salvador).

“Si Carlos Marx tuviera razón en que la religión es el opio del pueblo, los salvadoreños seríamos un tajo de drogadictos… pero es todo lo contrario porque nos hemos unido para acabar con la violencia en el San Salvador”, enfatizó Rivas.

El líder de TAI, lamenta que haya divisiones de carácter dogmático, litúrgico, incluso la manera de vestirse: unos usan mantelina en la cabeza y otros no, otros prohíben falda, otros pantalones, la pintura, etc.

“En el último periodo hay que reconocer que la iglesia ha sido utilizada por políticos como una prostituta para ganar votos. Pero los pastores tampoco han sido ingenuos y han llamado al voto también”.

“Sí, los han utilizado y por prebendas, a veces bien insignificantes, te digo, eso trajo división. Pero ahora, tener al pastor Jeremías Bolaños o Luís Panameño, que es un Pentecostal, a la par de un Bautista como es David Ramos o, tener a un pastor Navas con un pastor bautista, o tener al hermano “Toby” con el hermano Carlos Rivas. ¿Y qué es lo que provocó esto? Nos ha pasado como cuando en una familia se muere alguien o tiene una tragedia: se olvida de toda la división y nos juntamos en torno a la preocupación que tenemos con la violencia”, resaltó el líder de TAI.