nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

San Salvador vive crisis de seguridad que recuerda los peores tiempos de la Biblia

“Leemos el lamento de Dios en el profeta Oseas: no se encuentra ni sinceridad, ni amor, ni conocimiento, sólo hay juramentos en falso y mentiras, asesinato y robo, adulterio y violencia, sangre y más sangre”, cita un comunicado.

  • Sociedad    
  • 9 feb 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

San Salvador, capital de El Salvador, vive uno de los peores problemas seguridad pública en el país, por lo que el presidente de este país, Mauricio Funes, ha solicitado el apoyo de empresarios, iglesias evangélicas y católicas y otros sectores de la sociedad, para impulsar un plan para reducir el índice de violencia generalizado que ha ido en aumento.

Funes, inició contactos para conocer las propuestas de gremios, universidades y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social, un centro de estudios vinculado al sector empresarial.

La doctora Aída Escobar, presidenta del Consejo Nacional de Seguridad Pública, dice que “en este momento corregir la violencia en los seres humanos nos está siendo difícil, sobre todo cuando nunca se ha respetado el marco legal de los derechos humanos. Entrar con una política respetuosa a los derechos ha causado molestia en aquellos sectores que han estado acostumbrados a utilizar más la represión”, dijo la funcionaria.

Por su parte la Cámara de Comercio e Industria, denunció en un comunicado que El Salvador ha caído “en un estado de miedo e impotencia, y nocivo, porque restringe el desarrollo personal, frena la actividad económica y pone en la sociedad un sentimiento de desánimo y desesperanza”.

La Dr. Escobar, dijo que no van a cometer los mismos errores que hizo el gobierno anterior, ya que muchas cárceles necesitan atención especial, puesto que existen 22 mil 130 reos en un sistema carcelario con una capacidad de 8 mil 100 personas.

“Esto es una bomba de tiempo. En municipios más violentos se va a llevar un abordaje principal de la represión y del combate a la criminalidad. Hay casi 300 mil armas ilegales en poder de civiles; no podemos permitir que se hagan propias ejecuciones”, advirtió Escobar.

Por su parte la Conferencia Episcopal de El Salvador, expresó en un comunicado que la violencia homicida que vive este país producto de la delincuencia y el crimen organizado que recuerda momentos críticos según la Biblia.

“Vivimos una crisis de seguridad que nos recuerda los peores tiempos de la Biblia. Leemos el lamento de Dios en el profeta Oseas: no se encuentra ni sinceridad, ni amor, ni conocimiento, sólo hay juramentos en falso y mentiras, asesinato y robo, adulterio y violencia, sangre y más sangre”, cita el comunicado.

Para sumar más agentes y dotar de mayores recursos a la Policía, y otras estrategias de seguridad pública, el mandatario Funes, indicó que requieren 28,5 millones de dólares adicionales para hacerle frente a este problema.