nav
Jueves 21 de Septiembre de 2017

Vaticano promulga decreto para prevenir y luchar contra blanqueo de dinero

Benedicto XVI, promulgó un decreto que tiene como objetivo “prevenir y luchar contra el blanqueo de dinero proveniente de actividades criminales y para la financiación de terrorismo”.

  • Sociedad    
  • 31 dic 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Con la promulgación por parte del papa Benedicto XVI, de las normas contra el lavado de dinero, el Vaticano cumple un paso decisivo para la transparencia de sus transacciones económicas, objeto de graves acusaciones y sospechas por decenios, informó la agencia AFP.

El decreto de Benedicto XVI o “motu proprio” para la lucha contra el lavado de dinero, entró en vigor, según el Vaticano.

La aplicación de las nuevas leyes y la creación de una “Autoridad para la Información Financiera” permiten al Vaticano entrar en la lista de Estados que respetan las normas para la lucha contra el lavado de dinero de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) y el Grupo de Acción Financiera (GAFI).

El decreto tiene como objetivo “prevenir y luchar contra el blanqueo de dinero proveniente de actividades criminales y para la financiación de terrorismo”, indicó el Vaticano en un comunicado.

Según la agencia de noticias religiosas i.Media, con esa medida el Vaticano entra a formar parte de la “White list”, la lista blanca de países que respetan las normas contra el lavado de dineros sucios.

El decreto contiene una serie de disposiciones para el respeto de los acuerdos firmados en el 2009 entre el Vaticano y la Unión Europea y cobija todas las actividades económicas de la Santa Sede, incluso los Museos Vaticanos y la entidad que administra su enorme patrimonio inmobiliario de Roma.

“Se trata de un hecho histórico”, sostiene el diario La Stampa que anticipó la noticia.

Los malos antecedentes del Vaticano

Con las nuevas medidas se colma una laguna en la legislación vaticana y se envía un señal importante de rigor, después de los escándalos que estallaron en los años 80 por la gestión de sus finanzas y sus controvertidas relaciones con banqueros cercanos a la mafia siciliana.

La quiebra en 1982 del otrora mayor banco de Italia, el Banco Ambrosiano (del cual el Vaticano era un accionista importante) dirigido por Roberto Calvi, hallado misteriosamente muerto bajo un puente en Londres, y sus conexiones con el “banquero de Dios”, monseñor Paul Marcinkus, fue uno de los mayores casos político-financieros de la postguerra. La investigación demostró que el banco vaticano reciclaba dinero de la mafia siciliana y mantenía conexiones con la logia masónica Propaganda 2 y agentes secretos de la CIA estadounidense.

El llamado banco del Vaticano administra las cuentas de varias órdenes religiosas así como de asociaciones católicas en el mundo. Con las disposiciones, el Vaticano podrá acuñar un mayor número de euros con la cara del Papa, hasta ahora destinados a los coleccionistas, los cuales a partir del 2011 podrán ser intercambiados en las tiendas europeas.