nav
Lunes 25 de Septiembre de 2017

Pastor evangélico sufre accidente de tránsito, no lo indemnizan y jamás volverá a caminar

El pastor Mario Ricardo Almanza Miraval, de origen peruano pasó 40 años como misionero en Ecuador y ahora producto del accidente de tránsito jamás volverá a caminar y Metrobus, quien causó el daño le negó la indemnización.

  • Sociedad    
  • 17 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Mario Ricardo Almanza Miraval, (60) es un pastor evangélico, quien lamentablemente ya no podrá caminar. En su última estadía en el Ecuador, sufrió un accidente de tránsito, en la ciudad de Quito, en la parada Eugenio Espejo del Corredor central Norte del Trolebus, donde quedó imposibilitado de caminar producto de los golpes que recibió luego de la caída del vehículo.

Almanza Miraval dijo pertenecer a la Iglesia “Israel” Congregación de Jehová, el mismo que está desde hace 40 años, cumpliendo su misión evangelizadora en Ecuador, donde su trabajo fue opacado por las autoridades de la Empresa Municipal de Obras Públicas EMMOP del Distrito Metropolitano de Quito y del Director y Gerente de Operaciones del Metrobus, que no hicieron justicia con la desgracia del hermano pastor, que pese a utilizar todas las instancias legales, estas se negaron a indemnizar los gastos que tuvo que pagar producto de accidente.

El pastor Almanza Miraval, en su regreso a Perú su país natal, expresó al diario ecuatoriano La Opinión, que el 10 de Abril del 2010, siendo aproximadamente las 07H15, en circunstancias que se dirigía a cumplir su misión pastoral en una de las iglesias de la capital, cayó del trolebús, al cerrarse la puerta, porque no le advirtieron los operadores y tuvo por el lapso de siete días en estado de inconsciencia, hasta que volvió a ver la luz de nuevo.

“Al verme imposibilitado con ayuda de los hermanos de la Iglesia fui en busca de los responsables de la quienes manejan este servicio y me encontré más bien con agravios a mi persona que no tengo derecho a reclamar”, comentó Almanza Miraval.

Para poner la denuncia buscó la ayuda de La Defensoría del Pueblo del Ecuador, que hace eco de la queja del denunciante, la misma que lo dijo que fuera con el señor gerente de EMMOP del Distrito Metropolitano de Quito, al cual se le pide que emita un informe detallado y documentado con los debidos sustentos legales sobre el particular.

En la respuesta que realiza el Dr. Germán Hidrovo Andrade, jefe de la Unidad de Patrocinio Judicial de la Empresa Pública Metropolitana y Movilidad y Obras Públicas, que textualmente dice “Que lamentando el percance ocurrido al Hno. Mario Ricardo Almaza Miraval, debo manifestar que de la misma denuncia formulada se desprende que el accidente ocurrió en la Parada Eugenio espejo del Corredor Central Norte, por lo tanto la responsabilidad de la operación le corresponde a los señores transportistas de la Cia. CA-TAR y sus directivos y no a mi representada”.

Según el pastor evangélico lo que busca es que el municipio de Quito que tiene la competencia en materia de Transporte Terrestre tránsito y Seguridad Vial en las áreas urbanas, acoja la responsabilidad de los accidentes de las personas como el que le sucedió a él y no recibió ninguna indemnización, donde ni siquiera se le permitió cobrar el seguro del SOAT.