nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Gobernador de Tokio asegura que tsunami en Japón fue un castigo de Dios

Shintaro Ishihara, causó el desagrado de varios sectores de la población al declarar que el terremoto de 9 grados en la escala de Richter que destruyó la costa noreste del país fue un “castigo divino” para “lavar el egoísmo” de los japoneses.

  • Sociedad    
  • 21 mar 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Tokio.- El gobernador de Tokio, Shintaro Ishihara, causó el desagrado de varios sectores de la población al declarar que el terremoto de 9 grados en la escala de Richter que destruyó la costa noreste del país fue un “castigo divino” para “lavar el egoísmo” de los japoneses.

“La identidad del pueblo japonés se caracteriza por el egoísmo. Estaría bien hacer buen uso de este tsunami para lavarlo y estoy convencido de que el cataclismo fue un castigo del cielo”, manifestó el gobernador, cuyas palabras fueron rápidamente condenadas por las autoridades.

De igual forma, Ishihara calificó de “pobrecitas” a las cientos de miles de víctimas que dejó el tsunami considerado uno de los más graves de la historia de Japón.

Se estima que podría haber más de 10,000 muertos por la tragedia por el momento.

Mientras los hospitales de las provincias más afectadas por el terremoto y el tsunami de Japón, alertaron al gobierno sobre la falta de ataúdes, espacios para almacenar los cadáveres y las dificultades para refrigerarlos por los constantes cortes de luz. En Miyagi ya autorizaron la quema de los cuerpos para evitar la propagación de enfermedades.

La cifra oficial de muertos es de 7.508 y 11.680 desaparecidos. Los organismos de rescate continúan en las labores de evacuación de damnificados y de remoción de escombros en busca de milagros, como el que creyeron que habían encontrado esta mañana. Un hombre que estaba en lo que quedo de su casa en estado de shock, después de 8 días del terremoto. Pero las esperanzas de encontrar más gente con vida en esa zona terminó, cuando en el hospital de Kesennuma anunciaron, que el joven de 20 años ya había sido rescatado días antes y que estaba traumatizado por la tragedia.

A la alerta nuclear se sumó hoy el anuncio del gobierno japonés del hallazgo de yodo radiactivo en el agua de Tokio, Tochigi, Gunma, Chiba y Niigata; y en la leche y varios productos agrícolas en la prefectura de Fukushima. Las autoridades prohibieron la venta de alimentos procedentes de esa zona, como medida preventiva, aunque anunciaron que hasta el momento no representan un peligro grave para la salud.