nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Mujer cristiana decide vivir durante un año como dicta la Biblia

siguió los pasajes de la Biblia dirigidos a las mujeres y que iba explicando en su blog según los aplicaba. De este modo, se dejó el pelo largo, cocinaba, se hacía su ropa, llamaba “maestro o amoa su marido

  • Sociedad    
  • 12 oct 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Rachel Held Evans, de Tennessee, EE.UU hace un año, dejó de cortarse el pelo, empezó a llamar a su esposo “amo”, o “maestro” e incluso durmió en su jardín durante su periodo de menstruación. Rachel quería demostrar cómo puede vivir una mujer como dicta Biblia.

The Guardian, Held, dice que se rehusó ser tocada por su esposo mientras menstruaba e incluso llevaba su propio cojín para no “contaminar” nada (Levítico 15-18), se sentó en el techo como penitencia cada vez que renegaba, porque “es mejor en una esquina del techo que en una casa compartida con una mujer peleonera” (Proverbios 21:9), e incluso colocó un cartel en la frontera de su pueblo que rezaba “Dan es increíble”, porque el esposo de una mujer virtuosa debe ser “alabado en las puertas de la ciudad” (Proverbios 31:23).

El fin que perseguía Rachel era que responderle por medio de la experiencia a muchas personas
que tratan de imponer sus ideas, a los demás por lo que “no hay un solo modelo en la Biblia, tan pronto cuando piensas que lo has encontrado, encuentras una mujer que lo rompe. Hay versículo que dice: sométete a tu esposo, pero también hay otro que cita: sométanse el uno al otro.

Mientras más mujeres sepan sobre la Biblia, más podrán responderle a la gente que trata de silenciarlas”, refuta Rachel quien además de ser cristiana es feminista y contó su historia a través de su blog que ahora se convertirá en un libro que será publicado por Thomas Nelson en 2012.

“Mi propósito al realizar esto no es de menospreciar o burlarme de la Biblia, ni es para glorificar a los elementos patriarcales. Se trata simplemente de iniciar una conversación acerca de cómo interpretar y aplicar la Biblia a nuestra vida. Al final, espero que mis desventuras inspiraren a las mujeres porque la verdad es que todos hacemos un poco de “elegir” cuando se trata de feminidad bíblica”, dice Raquel.