nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

“En Dios confiamos”, es una frase discriminatoria y ofensiva asegura organización atea

FFRF, ha demandado al Tesoro estadounidense ante los tribunales por “anticonstitucional” junto con otros 19 demandantes, el pasado febrero. La fundación sin ánimo de lucro se quejó de que la sentencia religiosa hace proselitismo y establece un sistema monoteísta.

  • Sociedad    
  • 25 mar 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

La frase “In God we trust” (“En Dios confiamos”), consigna nacional de Estados Unidos e impresa en los billetes y monedas de dólares, es una frase discriminatoria y una ofensa para aquellos ciudadanos que no son religiosos, asegura la organización atea Freedom From Religion Foundation.

FFRF, ha demandado al Tesoro estadounidense ante los tribunales por “anticonstitucional” junto con otros 19 demandantes, el pasado febrero.

La fundación sin ánimo de lucro se quejó de que la sentencia religiosa hace proselitismo y establece un sistema monoteísta, y violaría así, según los litigantes, la Establishment Clause, una cláusula en la Primera Enmienda que prohibiría la preferencia o el establecimiento por parte del Congreso sobre una u otra religión, en la Constitución estadounidense.

Si el fallo fuese favorable a la demanda, ¿sería pues inconstitucional el lema que los Estados Unidos exhibe en su moneda?

El copresidente de Freedom From Religion Foundation, Dan Barker, lo tiene claro: “Nuestro gobierno no sólo tiene prohibido aprobar una religión sobre otra, sino también respaldar lo religioso frente a lo secular.

La exhibición de un ideal monoteísta en la moneda de la nación viola esta restricción y por tanto es inconstitucional”, puntualizó en un comunicado.

Los litigantes creen que la consigna “En Dios confiamos”, impresa en los billetes y monedas, es discriminatoria porque excluye a los ateos y otros que no creen en un sólo dios o, simplemente, en un dios.

“En Dios confiamos” fue adoptada como la consigna oficial de Estados Unidos en 1956, como alternativa y reemplazo del entonces lema extraoficial E pluribus unum (“De muchos, uno”).

Pero ya desde 1864, en medio de la Guerra Civil estadounidense, la actual consigna aparecía impresa en la moneda del país. Algunos piensan que la consigna ya ha perdido su significado religioso y que ahora es un símbolo de patriotismo, pero los ateos aseguran que es irrespeto e imposición a una nación con diversidad de religiones.

Fuente: La Tercera y Diario español