nav
Jueves 08 de Diciembre de 2016

Nick Wallenda, cruza Cañón del Colorado en cuerda floja cantando y orando a Dios

Durante el recorrido por la cuerda de 426 metros de longitud, gracias a los micrófonos que le colocaron, podían escucharse las plegarias de Wallenda a Dios. “Gracias, Señor, gracias”, menciono en varias ocasiones, mientras la fuerza del viento se percibía en el movimiento de su ropa.

  • Sociedad    
  • 25 jun 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nik Wallenda, funambulista estadounidense, logró cruzar a pie este domingo, sobre una cuerda de acero tendida a 457 metros de altura y sin alguna red de protección, la distancia que divide dos extremos de superficies rocosas en el Gran Cañón del Colorado en Estados Unidos, ubicado en el estado de Arizona.

Al tener éxito en su misión de caminar sobre la garganta del río Little Colorado, al este del Gran Cañón –le tomo unos 23 minutos completar el recorrido-, Wallenda estableció un récord mundial, de acuerdo con AFP.

En su trayecto, Wallenda enfrentó la dificultad del viento, por lo que al menos en un par de ocasiones tuvo que inclinarse y colocarse en cuclillas sobre el cable de cinco centímetros de diámetro.

“Tal vez es cierto que no hay que mirar abajo”, bromeó cuando terminó la misión, donde también contó con una barra, para equilibrarse. “Fue muy estresante, esos vientos eran tan impredecibles”, dijo el aventurero, según AFP.

“Gracias, Señor, gracias”

Durante el recorrido por la cuerda de 426 metros de longitud, gracias a los micrófonos que le colocaron, podían escucharse las plegarias de Wallenda a Dios.

“Gracias, Señor, gracias”, menciono en varias ocasiones, mientras la fuerza del viento se percibía en el movimiento de su ropa.

Nik Wallenda está casado con Erendira, y tienen tres hijos, y aunque les sorprenda él es miembro de una iglesia evangélica según publica el diario español Protestante Digital.

Wallenda, espera que el uso de su especial talento sirva para dar testimonio de quién es Jesús, por lo que no le teme a la muerte “Supongo que la mayor fuerza que me da mi fe es que sé que si caigo y muero, estoy seguro de a dónde voy”.

El acróbata afirma no está tentando a Dios al exponer su vida con esta segunda hazaña peligrosa: “Yo no creo que Dios me sostenga en ese cable de ninguna manera. Creo que Dios me dio una habilidad única para recorrer el hilo de acero y me toca a mí -si quiero- entrenar correctamente para prepararme”, dice Wallenda.

Wallenda, quien viene de una familia de famosos equilibristas de la cuerda floja, ganó fama el año pasado, cuando se convirtió en la primera persona en cruzar las Cataratas del Niágara, de Estados Unidos a Canadá, sobre un cable en las alturas.

El acróbata comenzó su entrenamiento en Florida su entrenamiento para cruzar el Gran Cañón, hace varias semanas.

En ese periodo caminó a lo largo de una cuerda de 300 metros de largo y rodeado de máquinas de viento, que simulaban ráfagas de hasta 80 kilómetros por hora, según AFP.

Fuente: Terra y Protestante Digital