nav
Lunes 05 de Diciembre de 2016

Benedicto XVI asegura que Dios le pidió que renunciara al papado

Tal parece que Joseph está “satisfecho por las maravillas que el Espíritu Santo está haciendo con su sucesor, o bien habla sobre sí mismo” y “cómo su decisión de renunciar fue una inspiración recibida de Dios”.

  • Sociedad    
  • 21 ago 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Ciudad del Vaticano — El papa emérito Benedicto XVI dijo que su renuncia fue inspirada por Dios y que el “carisma” del pontífice Francisco le reafirma cada vez más en esa convicción, según informa el sitio católico Zenit, que se refiere a una persona que lo vio hace poco.

“Dios me lo dijo”, respondió Benedicto XVI a una persona de confianza que lo visitó recientemente en el antiguo monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano, donde reside.

Joseph Ratzinger, explicó que su experiencia no fue “ningún tipo de aparición o ningún fenómeno de este tipo”, sino “una experiencia mística” en la que el Señor hizo crecer en su corazón “un deseo absoluto de permanecer a solas con él, recogido en la oración”.

Zenit, dice que el papa emérito “no comenta y no desvela secretos, no concede declaraciones que podrían pesar como las palabras dichas por el otro papa, sino que mantiene la discreción que siempre lo caracterizó”.

Tal parece que Joseph está “satisfecho por las maravillas que el Espíritu Santo está haciendo con su sucesor, o bien habla sobre sí mismo” y “cómo su decisión de renunciar fue una inspiración recibida de Dios”.

Desde mayo, Benedicto XVI reside en el monasterio Mater Ecclesiae, donde vive dedicado a la oración.

Cuando Benedicto XVI anunció su abdicación, hablando en latín durante un consistorio, ya había explicado que había tomado esa decisión después de meditar profundamente ante Dios.

“Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino”, había dicho, provocando un terremoto en la Iglesia Católica.

Foto: Benedicto XVI (izq) y el papa Francisco, el pasado 2 de mayo en el Vaticano. (AFP/Osservatore Romano/Archivo.

Fuente: AFP