nav
Jueves 08 de Diciembre de 2016

Cacería de brujas en Tanzania mata a 500 personas al año

El origen de la persecución sería la enseñanza de los cristianos y los musulmanes, las más numerosas religiones en el país.

  • Sociedad    
  • 21 nov 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

NEWS YAHOO.- Aunque la mayoría de la población de Tanzania es cristiana, la brujería, los rituales de invocación de espíritus y fuerzas de la naturaleza, sigue siendo muy común en este país.

De acuerdo con el Centro de Leyes y Derechos Humanos del país ocurren anualmente un promedio de 500 muertes violentas debido a esta práctica. Cerca de tres mil mujeres fueron linchadas entre 2005 y 2011.

El mes pasado, siete mujeres fueron quemadas vivas en la región de Kigoma.

Cinco de ellas eran mayores de 60 años. Ellas fueron atacadas por un grupo de hombres armados que las agredieron y luego las quemaron. Existen registros de casos que incluyen decapitaciones y estrangulamientos.

La denuncia sobre el incremento de asesinatos por causa de la brujería ha llegado hasta las Naciones Unidas. En 2012, había 630, pero creció a 765 en 2013. Cerca de dos tercios son mujeres.

Maia Green, una antropólogo de la Universidad de Massachusetts, que hizo su tesis doctoral sobre la situación en Tanzania, dice que el origen de la persecución está en la enseñanza de los cristianos y musulmanes las más numerosas religiones en el país. Ambas asocian la práctica de la brujería con la adoración de los espíritus malignos (demonios).

Estos casos ocurren en la zona rural, cada vez que sucede algo inexplicable (enfermedad, accidentes, sequía o mala cosecha) la culpa recae en las personas que realizan rituales.

Muchos son curanderos pero estos terminan siendo perseguidos por los lugareños que en algún momento recurrieron a sus servicios.

El problema es viejo. El gobierno aprobó una Ley de Brujería en 1982 en un intento de evitar la persecución y la muerte de sus practicantes. Pero muchos expertos dicen que esto sólo refuerza la idea de que la brujería es “indeseable”, siendo necesario “castigar a quienes lo practican”.