Parejas evangélicas dicen que el sexo debe ser placentero y mejorado con productos eróticos

En un reportaje realizado por el portal iG, varias parejas evangélicas comentaron acerca de la búsqueda de una mayor libertad sexual y dijeron que el sexo debe ser placentero y mejorado con productos eróticos.

  • Sociedad    
  • 19 ene 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

El sexo es uno de los temas más tabúes en los círculos religiosos. Sin embargo, a pesar de todos los tabúes que rodean el asunto, los creyentes de diferentes confesiones, incluyendo las iglesias tradicionales han predicado la libertad sexual y han buscado en las tiendas de sexo productos eróticos para “condimentar” la relación.

En un reportaje realizado por el portal iG, varias parejas evangélicas comentaron acerca de la búsqueda de una mayor libertad sexual y dijeron que el sexo debe ser placentero y mejorado con productos eróticos.

“A Dios no le importa lo que la pareja hace a puerta cerrada, dice João Ribeiro, propietario de una sex-shop –tienda de productos eróticos– y miembro de la Congregación Cristiana de Brasil, una de las iglesias más tradicionales del país.

“El sexo que agrada a Dios es entre un hombre y una mujer que están casados, y punto. La Biblia no menciona la forma en que debe hacerse. Si de pie, sentado o acostado. Es la pareja la que crea las reglas del juego”, agrega Ribeiro, quien también afirma que “los temores fueron impuestos por los hombres en los primeros tiempos de la Iglesia Cristiana”.

Según ha destacado iG, el gran número de denominaciones evangélicas en Brasil hoy también refleja la diversidad de opiniones acerca de lo que está bien y mal cuando se trata de sexo. Muchos pastores siguen debatiendo la práctica del sexo oral y anal, fuertemente prohibido por la Iglesia Católica, mientras que otros sostienen que todo vale entre las cuatro paredes, y lo importante es la relación personal de los casados con Dios.

Con este cambio de comportamiento entre diversos evangélicos, el mercado de productos eróticos se ha disparado, pues han aparecido más sex-shops especializados en un nuevo tipo de servicio a los religiosos como consejeros matrimoniales y consultores para casados.

Paula Aguiar, presidente de la asociación brasileña que representa este mercado, dice que no es ni siquiera la creación de una nomenclatura específica para atender al público.

Explica, por ejemplo, que el sexo oral es ahora llamado “beso íntimo en la región”, la palabra sexo se sustituye por la relación afectiva y los vibradores son citados como masajeadores íntimos o estimulantes.

Ribeiro comenta que cuando abrió una tienda de productos eróticos sorprendió a las personas de su familia. Acerca de la iglesia, él revela que él no habla directamente a los demás fieles acerca de su negocio y que él y su esposa, se presentan como “consultores de casados”.

“En la iglesia, no hablamos que vendemos productos eróticos, ya que puede generar restricción. Si preguntan, les explicamos que somos consultores de casados y esto despierta mucha curiosidad”, dice Lídia, la esposa de João Ribeiro,

Siempre escuchamos: “¿Pero cómo nos van ayudar?”. Respondo que ayudamos a la pareja a volverse a conectar y a calentar la relación”, dijo.