Reo pide una Biblia y en su lugar le dan revistas pornográficas

Un ex preso ha revelado que le ofrecieron pornografía en su primera noche en la cárcel en lugar de una Biblia.

  • Sociedad    
  • 17 mar 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una encuesta nacional en el Reino Unido concluyó que es “urgente” comprender mejor la magnitud de las relaciones sexuales consentidas y coercitivas en la cárcel.

Un informe de la Liga Howard para la Reforma Penal, publicado hoy, encontró que la actividad sexual es generalizada en las prisiones del Reino Unido, a pesar de estar prohibido. El informe también mostró que el personal penitenciario está a veces mal equipado para manejar las discusiones en torno a la sexualidad y los problemas de salud asociados.

Se llevó a cabo una extensa investigación, con 26 ex reclusos – 24 hombres y dos mujeres – que fueron entrevistados por la Dr. Alisa Stevens, profesora de Criminología de la Universidad de Southampton.

Su investigación reveló que algunas prisiones están racionadas de condones. Un hombre dijo que fue violado por cinco de sus compañeros de prisión por no darle “hierba” Muchos de los entrevistados hablaron que los presos ofrecen favores sexuales para pagar deudas.

La investigación también indicó una “aceptación tácita por el personal penitenciario con la pornografía y la masturbación”.

Uno de los entrevistados dijo que pidió una Biblia después de sentirse “abrumado y nervioso” en su primera noche en su celda.

Sin embargo, el oficial de guardia se disculpó por no poder encontrar una, y en su lugar le ofreció prestarle una serie de revistas porno “para ayudarle a conciliar el sueño”.

“Eso me enseñó mucho acerca de lo que pasa en la cárcel por la noche”, dijo el entrevistado.

Otro hombre que se identificó como heterosexual dijo que tenía relaciones sexuales con hombres en la cárcel “por necesidad” y la mayoría está de acuerdo en que los oficiales fueron en general conscientes de que los internos estaban teniendo sexo consensual.

“Todo el mundo sabía lo que estaba pasando. El personal se hace de la vista gorda”, dijo uno de los entrevistados.

“La mayoría de los oficiales sólo quieren una vida tranquila, y siempre y cuando [los hombres que tienen relaciones sexuales] no causen problemas”, explicó otro.
El presidente ejecutivo de la Liga Howard, Frances Crook, dijo que los resultados del informe deben ser tomados en serio, y que la actividad sexual en las prisiones debe ser vista “como un problema de salud urgente”.