“Si un hombre embaraza a su esposa mientras pensaba en otra su hijo será gay”, dice clérigo

Según el ayatolá Hossein Dehnavi, los hombres que fantasean con otras mujeres mientras hacen el amor con sus esposas, si las dejan embarazadas en ese acto sexual, tendrán hijos homosexuales.

  • Sociedad    
  • 21 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

El clérigo Hossein Dehnavi es una celebridad televisiva en Irán y ha recibido premios del ministerio de Sanidad. Pero recientemente ha llamado la atención por sus declaraciones que han sido catalogadas como homofóbicas.

Según el ayatolá Hossein Dehnavi, los hombres que fantasean con otras mujeres mientras hacen el amor con sus esposas, si las dejan embarazadas en ese acto sexual, tendrán hijos homosexuales.

Estas declaraciones las hizo durante un programa que tiene en la Emisora de la República Islámica de Irán y en que da consejos sobre el matrimonio, el sexo, la crianza de los hijos o el embarazo.

Tanto éxito tiene este ayatolá que muchos iranís pagan fortunas para poder asistir como público a esos programas. Pese a este tipo de declaraciones, Dehnavi ha llegado a ser premiado por el ministerio iraní de Salud como mejor programa sanitario.

Dehnavi también ha señalado que las mujeres que llevan mal el velo provocan la homosexualidad en los hombres. Además, ha asegurado que el deber de la mujer es someterse a las demandas sexuales de sus maridos “en cualquier momento y en cualquier lugar”. Eso sí, pide moderación y afirma que no se debe realizar sexo diariamente “si no el hombre se satura”.

“Basta con una o dos veces a la semana”, añade.

Mujeres no deben buscar su propio placer

El ayatolá también dijo durante las relaciones sexuales con su marido, ellas no deben buscar su propio placer, ya que eso es pecado.

Dehnavi llega a dar consejos incluso sobre el color de la ropa interior de las mujeres, aconsejando a aquellas de piel clara, usar ropa interior oscura, y a las mujeres morenas, ropa interior clara. “Es importante que tu marido la vea”, ha afirmado.

Ser gay o lesbiana en Irán es penado con la muerte, lo que obliga a que muchas personas escondan su preferencia sexual. En el país, además, un sodomita podría ser condenado a recibir 100 latigazos o incluso ser ejecutado.