nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Matan a garrotazos a una mujer marroquí durante un exorcismo

La mujer marroquí era una enferma mental y durante una ceremonia de exorcismo islámico, su familia dijo que ella estaba poseída por el diablo.

  • Cultura    
  • 12 may 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

MARRUECOS, TETUÁN.- Una mujer marroquí que padecía una enfermedad mental murió después de que sus parientes la llevaran a una ceremonia de exorcismo Islámico para librarla de sus “demonios”.

La madre de ocho hijos murió tras ser golpeada repetidamente con un palo por un exorcista conocido como “fqih” en el pueblo de Douar Beni Salah en la región norte de Tetuán.

No se ha revelado el nombre de la mujer que tenía unos 40 años.

Ella participó en la ceremonia religiosa con la creencia de que su enfermedad mental se debía a espíritus malignos. La familia de ella declaró a los periodistas locales que sentían que ella había sido “poseída por el diablo”.

Con la esperanza de deshacerse de su enfermedad mental no revelada, la mujer buscó la ayuda de un “fqih” en su ciudad natal.

La mujer se sometió a varias sesiones con el exorcista islámico, que implicaba ser golpeada con un palo por todo el cuerpo con la esperanza de que la fuerza de los golpes expulsaría al diablo del cuerpo de ella, de acuerdo con Marruecos World News.

Mientras el “fqih” y sus asistentes golpeaban a la mujer con un palo, un predicador recitaba pasajes del Corán.

Aunque aún no se han establecido las circunstancias exactas de su muerte, se cree que el cuerpo de la mujer al no poder soportar la gravedad de los golpes, terminó sucumbiendo.

El “fqih” y sus ayudantes fueron detenidos y están a la espera de una investigación sobre la muerte de la mujer.

La creencia de los espíritus demoníacos conocidos como “genios” está muy extendido en el mundo islámico y, según los estudiosos religiosos, pueden causar convulsiones, hacer que digas frases confusas y además de darte la capacidad de una alta tolerancia al dolor.

A medida que estos síntomas también son evidentes en muchas personas que sufren de una enfermedad mental, la práctica del exorcismo es generalmente desalentada por clérigos afirmando que los casos ‘auténticos’ de posesión son raros.

De hecho, en muchas comunidades líderes religiosos emiten advertencias a la población local a desconfiar de los autoproclamados exorcistas que diagnostican trastornos demasiado rápidos con la esperanza de ganar dinero fácilmente.