Rayo destruye imagen de Virgen del Carmen en Bahía de Cartagena

“Eso fue impresionante, el rayo cayó y la virgen se partió desde la base y cayó de lado. Todos acá estábamos impresionados porque en ese momento acaban pasar muchas lanchas por el sitio, justo en el momento en que no estaba ninguna lancha al lado, fue cuando vimos que el rayo impactó”, mencionó una residente en Castillogrande, que presenció el suceso desde su edificio.

  • Sociedad    
  • 10 ago 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

COLOMBIA.- En medio del fuerte aguacero que arreció sobre buena parte de la ciudad, durante la tarde de ayer domingo, un rayo cayó sobre la imagen de la Virgen del Carmen, patrona de los conductores y navegantes, ubicada en medio de la Bahía de Cartagena. Según reportó una ciudadana, a través de WhatsApp, la descarga eléctrica partió en dos a la estatua que terminó en el agua.

“Eso fue impresionante, el rayo cayó y la virgen se partió desde la base y cayó de lado.

Todos acá estábamos impresionados porque en ese momento acaban pasar muchas lanchas por el sitio, justo en el momento en que no estaba ninguna lancha al lado, fue cuando vimos que el rayo impactó”, mencionó una residente en Castillogrande, que presenció el suceso desde su edificio.

Retiradas piezas para evitar incidentes

En las últimas horas de ayer domingo buzos de la Armada Nacional hallaron varias piezas de la imagen de la Virgen del Carmen, que se encontraba en la Bahía de Cartagena. Por más de una hora, seis buzos del departamento de Buceo y Salvamento de la Base Naval ARC Bolívar verificaron el área, hallando tres piezas grandes de la virgen y varias pequeñas, aproximadamente a 1.

7 metros de profundidad. De igual manera, una vez ocurrido el hecho, lanchas de Guardacostas patrullaron la zona, con el fin de evitar incidentes con otras embarcaciones.

Las partes encontradas fueron aseguradas bajo el agua y no representan ningún riesgo para la navegabilidad. Este lunes los buzos iniciarán la maniobra de rescate de las piezas, con el fin de reflotarlas y llevarlas a tierra.

Fuente: El Espectador y El Universal