FAO alerta que posible plaga de langostas afectará África y Oriente Medio

Tras levantar el vuelo, enjambres de decenas de millones de langostas pueden desplazarse hasta 150 kilómetros al día empujadas por el viento, según la organización, que calcula que un pequeño enjambre come la misma cantidad de alimentos a diario que unas 35.000 personas.

  • Sociedad    
  • 13 nov 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) alertó el miércoles de esta semana de la posibilidad de una nueva plaga de langostas en África y Oriente Medio tras las recientes lluvias torrenciales y ciclones, asociados al fenómeno El Niño.

En un comunicado, la agencia llamó a estrechar la vigilancia en el noroeste de África, el Cuerno de África y el Yemen debido a que las últimas lluvias, inusualmente fuertes y generalizadas, podrían favorecer la cría de langostas del desierto.

El objetivo es evitar que en los próximos meses haya un número masivo en el número de langostas ya que, como explicó el experto de la FAO Keith Cressman, la lluvia aporta humedad al suelo para que los insectos pongan sus huevos y permite que crezca la vegetación, que las langostas necesitan para alimentarse y refugiarse.

Tras levantar el vuelo, enjambres de decenas de millones de langostas pueden desplazarse hasta 150 kilómetros al día empujadas por el viento, según la organización, que calcula que un pequeño enjambre come la misma cantidad de alimentos a diario que unas 35.000 personas.

Mientras que el número de langostas disminuye durante las sequías, a veces tras las inundaciones y los ciclones se producen brotes que, si no se controlan, pueden ocasionar plagas.

A finales de octubre cayeron fuertes lluvias en Mauritania, el Sáhara occidental, Marruecos, Argelia y Libia, mientras que se prevén lluvias superiores a la media en el norte de Somalia como consecuencia del fenómeno El Niño.

Además, el sur del Yemen se ha visto afectado a principios de noviembre por precipitaciones asociadas al ciclón tropical Chapala y poco después por el ciclón Megh, que también afectó a Somalia y causó inundaciones y cuantiosos daños.

Según la FAO, las lluvias estaciones comenzaron un poco antes de lo normal, a principios de octubre, a orillas del mar Rojo, lo que podría dar tiempo suficiente a que se críen estos insectos en Sudán, Eritrea, Egipto, Arabia Saudí y el Yemen.

Fuente: EFE