Gobierno de Brasil se prepara para ataques terroristas

El martes (17), el plenario de la Cámara de Diputados votó a favor del proyecto de ley que penaliza el terrorismo en Brasil. Es la primera ley de este tipo en el país, que proporciona hasta 30 años de prisión para aquellos que cometen actos terroristas, especialmente cuando provocaren muertes.

  • Sociedad    
  • 18 nov 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

BRASIL.- Con la serie de preparativos que el gobierno de Brasil ha estado haciendo para acoger con éxito los Juegos Olímpicos en el 2016, la preocupación por posibles ataques terroristas es una realidad. Durante la Copa del Mundo, que se celebró el año pasado, esta posibilidad no fue tratada como una amenaza real.

Sin embargo, el aumento del terrorismo promovido por los extremistas musulmanes, especialmente del Estado Islámico, dos importantes medidas fueron tomadas en el país.

Sobre todo porque en las últimas semanas la Policía Federal reveló que han desmantelado un grupo que opera en suelo brasileño que tenía estrechos vínculos con el Estado Islámico.

Según la revista Época, la investigación realizada por la Justicia Federal a un grupo de radicales se encontró que ilegalmente movieron más de 13 millones de dólares en cinco años.

Sus líderes son los libaneses: Firas Allameddin y el egipcio Hesham Eltrabily. Este es considerado terrorista por Egipto, él es acusado de participar en un ataque que mató a 62 personas en 1997.

Egipto pidió su extradición, pero el gobierno brasileño se lo negó.

El martes (17), el plenario de la Cámara de Diputados votó a favor del proyecto de ley que penaliza el terrorismo en Brasil. Es la primera ley de este tipo en el país, que proporciona hasta 30 años de prisión para aquellos que cometen actos terroristas, especialmente cuando provocaren muertes.

Después de pasar por el Senado, donde se modificó, se estipuló que el terrorismo es cuando se atenta contra una persona, “mediante la violencia o grave amenaza, motivados por el extremismo político, la intolerancia religiosa, prejuicios raciales, étnicos, de género y la xenofobia, con el fin de causar un pánico generalizado”.

Se tipifica como terrorista aquel que actúa destruyendo o apoderándose del transporte, sistema de telecomunicaciones, generación o distribución de electricidad y sitios como puertos, aeropuertos, ferrocarriles, carreteras, estaciones de trenes, metro, estación de autobuses, hospitales, escuelas, estadios deportivos, instalaciones que funcionan como empresas de servicios públicos, instalaciones militares o edificios públicos o privados.

Sin embargo, lo que más llama la atención es el hecho de estar en funcionamiento, el Comando Conjunto de Prevención y Lucha contra el Terrorismo (CCPCT) del Ministerio de Defensa, bajo la coordinación del Comando de Operaciones del Ejército.

Se llevaron a cabo capacitaciones para simular diversas situaciones en la preparación de los Juegos Olímpicos. Esto incluye actos terroristas. Se está montado el operativo de seguridad más grande en la historia de Brasil. Serán 85.000 personas involucradas, la mayoría de los cuales ya pasaron por entrenamiento con el fin de ejercer sus funciones.

El general Mauro Lopes Sinnott, comandante de Operaciones Especiales del Ejército, dijo que el país cuenta ahora con “toda la arquitectura de defensa específica contra el terror”.

Sin embargo, el coronel retirado André Luís Woloszyn, uno de los principales especialistas en lucha contra el terrorismo, no está de acuerdo. Él escribió tres libros sobre el tema y afirma: “Brasil está lejos de permanecer a salvo de la amenaza terrorista. Por el contrario… el país está aún preparado de forma remota para el terrorismo, incluso haciendo caso omiso de este problema en las últimas décadas”.