nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Lula da Silva insinúa que Dios es culpable de la corrupción en Brasil

Luiz Inácio Lula da Silva, quien gobernó durante dos mandatos entre el 2003 y el 2010, se defendió de las acusaciones que indican que él sabía de las corrupciones y que llegó a intermediar negocios en el exterior para empresas implicadas en el escándalo.

  • Sociedad    
  • 19 nov 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

BRASIL.- En una entrevista concedida al canal Globonews el miércoles (18) en el programa de Roberto D’Avila, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva dio su punto de vista sobre la situación en el país. Fueron 25 minutos de conversación.

Algunas frases pronunciadas por él tuvieron suficiente impacto en la prensa, sobre todo en lo relativo al cambio del ministro de Hacienda.

Sin embargo, una vez más, relacionó cosas religiosas con la situación de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Lula insinuó que Dios debería ser intimidado por el juez Sergio Moro a declarar. “Espero que un día Dios vea todo lo que ocurre en Brasil y cambien a estas personas o es que él va a ser ladrón, o va a ser honesto o no”.

La insinuación del ex presidente es que existe omisión del Todopoderoso. En teoría, si Dios hiciera tal cambio, no habría corrupción en el país.

Tratando de distorsionar los hechos, ya que es peculiar, añadió: “Usted sabe que a menudo aquel que parece ser un santo, es realmente un villano.

Lo que parece bandido es un santo”.

Es decir para Lula sólo Dios puede realmente decir quién es culpable y omitió un veredicto en contra de los directores de Petrobras.

Luiz Inácio Lula da Silva, quien gobernó durante dos mandatos entre el 2003 y el 2010, se defendió de las acusaciones que indican que él sabía de las corrupciones y que llegó a intermediar negocios en el exterior para empresas implicadas en el escándalo.

“Dudo que alguien en este país, del peor enemigo mío a mi mejor amigo, cualquier empresario pequeño o grande, diga que algún día tuvo una conversación ilícita conmigo”, aseveró Luiz Inácio Lula da Silva.

Sobre la citación de su hijo Luis Claudio en una de las investigaciones, al ser señalado de recibir dinero ilícito a través de su empresa LFT, Lula ironizó y dijo que Brasil está convirtiéndose en la “República de la sospecha”, en la que no es necesario tener pruebas para condenar a una persona.

Luis Claudio Lula da Silva, preparador físico de fútbol y cuya empresa en Sao Paulo fue objeto de una requisa la semana pasada por parte de las autoridades que buscaban documentos, anticipó su declaración a las autoridades y el martes se presentó a la Policía en Brasilia.

El hijo de Luiz Inácio Lula da Silva admitió que recibió dinero de la consultora Marcondes e Martoni, acusada de haber intervenido ilegalmente para aprobar una Medida Provisional del Ejecutivo para supuestamente favorecer al sector automotor.

El educador físico explicó que realizó trabajos de consultoría sobre eventos relacionados al Mundial de fútbol de Brasil 2014 y a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.