nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Nuevo Museo Mundial de la Biblia reúne más de 300 ejemplares históricos

El Museo Mundial de la Biblia ofrece en la ciudad checa de Jablunkov más de 300 ejemplares de este texto sagrado, entre los que abundan las curiosidades históricas y las ediciones especiales.

  • Sociedad    
  • 17 dic 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los estudiosos y aficionados a las Sagradas Escrituras pueden disfrutar de El Museo Mundial de la Biblia que ha abierto sus puertas en la ciudad checa de Jablunkov, la más oriental del país, en los espacios restaurados de un antiguo monasterio.

La iniciativa, única en el mundo según sus promotores, surgió con la voluntad de dar techo a la exposición itinerante ‘La Biblia Ayer, Hoy y Mañana’, que desde 2009 ha recorrido 90 espacios de exposición en la República Checa y Eslovaquia.

En los fondos del museo se cuenta con más de 300 ejemplares, muchos de ellos dignos de interés por uno u otro motivo, explica el director del museo, Petr Hamrozi.

“En estos momentos ya tenemos aquí muchas cosas interesantes. La Biblia más antigua es de 1549, tenemos también salmos de 1540. Hay historias bíblicas en braille y dibujos para niños invidentes”.

Entre las páginas sagradas de mayor interés destacan asimismo la llamada Biblia de Melantrich, de 1556 o la transcripción a mano del Evangelio de San Marcos en papel de fumar elaborada por el preso político Alois Pernický en 1956. En la colección no faltan biblias contemporáneas, para niños y jóvenes, ni por supuesto ejemplares en otras lenguas.

“La colección es muy amplia. Tenemos materiales que nos han llegado de China, Brasil, Panamá, Canadá, etc. Se puede decir que tenemos biblias de todo el mundo”, asegura Hamrozi.

En total hay materiales en 80 lenguas de todo el mundo, incluyendo el esperanto e idiomas africanos como el zulú o el xhosa. El Museo Mundial de la Biblia no se restringe a las Sagradas Escrituras propiamente dichas, y expone también libros de salmos, estudios bíblicos, ilustraciones, mapas e incluso materiales audiovisuales. Hay también varios rollos de papel con los cinco libros de Moisés de la Torá, traídos desde Israel.