nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Iglesia Anglicana pide oración por la salud del científico ateo Richard Dawkins

El reverendo Arun Arora defendió la postura oficial de la Iglesia de Inglaterra y aseguró que él mismo ha incluido a Dawkins en sus plegarias. “El tweet es genuino y la Iglesia pide frecuentemente que se ore cuando una persona de relevancia tiene problemas de salud”, se justificó Arora.

  • Sociedad    
  • 16 feb 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

INGLATERRA.- La Iglesia de Inglaterra ha enviado sus “plegarias” por la recuperación del científico ateo Richard Dawkins, que sufrió un ictus hemorrágico menor y lleva cuatro días ingresado en el hospital John Radcliffe de Oxford.

Desde su lecho hospitalario, con voz trémula, el autor de “El espejismo de Dios” ha agradecido las muestras de apoyo de todo el mundo, aunque ha obviado su referencia al mensaje de la Iglesia Anglicana.

“Plegarias por el Profesor Dawkins y por su familia”, decía escuetamente el mensaje oficial de la Iglesia, interpretado por cientos de seguidores del biólogo evolutivo como una “provocación”, a sabiendas que el científico considera la religión como “un delirio colectivo”.

“La Iglesia está siendo sarcástica o ignorante”, dijo la ex eurodiputada Nikki Sinclaire. “La Iglesia se ha convertido en el mayor troll del momento”, declaró el ex líder conservador en Escocia Murdo Fraser.

El reverendo Arun Arora defendió sin embargo la postura oficial de la Iglesia de Inglaterra y aseguró que él mismo ha incluido a Dawkins en sus plegarias. “El tweet es genuino y la Iglesia pide frecuentemente que se ore cuando una persona de relevancia tiene problemas de salud”, se justificó Arora.

“Yo no estoy de acuerdo con lo que opina Dawkins, pero espero que se recupere y oraré por él. Es lo menos que puedo hacer”.

Richard Dawkins, 74 años, autor también de El gen egoísta, estaba a punto de iniciar una gira mundial de conferencias que debería haber arrancado a finales de febrero en Australia. Según él mismo ha relatado en una grabación, el viernes pasado se percató de que no podía mover el brazo izquierdo y no tardó en descubrir que estaba sufriendo un infarto cerebral.

“Afortunadamente, ha sido un ictus hemorrágico menor que se tradujo en problemas de coordinación en lado izquierdo”, explicó desde su cama en el hospital. “No me siento demasiado mal. Me estoy recuperando con un tratamiento y con la ayuda de los terapeutas”.

Original