Ex Miss América supera anorexia con ayuda de la Biblia

La búsqueda desenfrenada de Kirsten Haglund por la perfección dio lugar a la anorexia. Fue leyendo la Biblia y ahora afirma está libre de esa enfermedad.

  • Sociedad    
  • 2 sep 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EEUU. -Antes de ser coronada Miss America 2008 Kirsten Haglund ya luchaba contra la anorexia y trató de encontrar su verdadera identidad. Pero la práctica de la lectura de la Biblia, específicamente el libro de los Salmos, cambió su vida por completo. Ella compartió su historia en un proyecto de video “I Am Second” (Soy Segundo).

“Quien sufre de trastornos de alimentación tiene una mente que no funciona con normalidad.

Usted, literalmente, se ve terrible y repugnante”, dice la joven de 28 años de edad. “Se trata de alimentos y se trata de la pérdida de peso también, donde la mente quiere crear una especie de cuerpo perfecto. Pero es mucho más que eso, se trata de la esclavitud”, describió resaltando su condición de años atrás.

“Mi vida entró en un colapso”, añade Kirsten, cuya carrera comenzó en el ballet. Algo que siempre quiso hacer, sin embargo, su madre fue diagnosticada con cáncer de mama y su hermano mayor había desarrollado un trastorno obsesivo compulsivo, cuando ella tenía 12 años. Como resultado, se convirtió en una persona profundamente insegura.

En medio de su lucha, Kirsten decidió ser bailarina profesional, porque sabía que podía hacer un buen papel en esta zona.

Cuando empezó a representar a su escuela de danza en competiciones, comenzó a forzar su cuerpo, cada vez más horas en el local de ensayo.

“Por primera vez, pensé: ‘Tal vez debería pensar en mi comida. Tal vez debería hacer dieta. No es eso lo que dicen las revistas de moda. Ser una mujer, perder cinco kilos y sentirse bien’. Pensé que esto podría sería una buena idea para mí, ser una bailarina de éxito. Fue en esa ocasión que empecé una dieta”, dijo.

Propias reglas

Kirsten decidió comenzar a saltarse el almuerzo. “Fue muy bueno. Me sentí muy orgullosa de mí mismA. Quería evitar otras comidas. Así que empecé a hacer mis propias reglas”, dijo.

A los 15 años, la chica estaba totalmente presa. “La mentira de anorexia me dijo, ‘Si te quedas conmigo, te daré lo que quieras’. “El espejo es un instrumento de tortura para alguien que está luchando con su imagen corporal. Todo lo que vi fue el fracaso. Todavía no estaba donde quería ir. Yo no era lo suficientemente anoréxica”, dijo.

Aunque sus padres eran enfermeros, no se dieron cuenta de los signos de su enfermedad de su hija. Pero después de meses, expresando su ira y ansiedad, Haglund fue a un médico que identificó su anorexia.

“Estaba muy enojada con mi madre por llevarme al médico. Sólo quería hacer lo que quería. Yo quería ser una bailarina profesional. Pensé engañar a mis padres y ganar un poco de peso para despistarlos. Entonces podría volver a la anorexia de nuevo”.

El inicio de la transformación

Pero se dio cuenta de que no podía engañar a Dios y que Él lo vio todo. Ella no estaba dispuesta a cambiar. Pero un día, mientras estaba corriendo sin haber comido lo suficiente, casi se desmayó y cayó. “Fue bastante aterrador”, dijo.

Después de esa experiencia, su vida comenzó a cambiar. Gracias al apoyo de amigos, Haglund comenzó el camino de la recuperación. Un amigo le dio un libro que tenía las citas de la Biblia. Entonces ella empezó a leer la Biblia, específicamente el libro de los Salmos.

De pronto, ella quería comer pizza y pastel de cumpleaños. Quería tener un novio para casarse. Quería ayudar a otras personas. “Fue entonces cuando realmente me di cuenta de que quería cambiar”, dijo.

Y añade: “Vi como si esas palabras fueran para mí. La Biblia trajo consuelo a mi alma y me hizo libre del perfeccionismo y me di cuenta que no estaba sola, Jesús estaba conmigo en todo momento a través de mi relación con Cristo. Finalmente me di cuenta de mi identidad como hija de Dios y me di cuenta de que amor y la aceptación son dones gratuitos de Dios”, agregó.