Abren por primera vez sepulcro de Jesús tras 5 siglos de misterios

Un análisis de la roca en donde se depositó el cuerpo de Jesús podría contribuir a comprender tanto la forma original de la cámara sepulcral como también cómo evolucionó a través de los años este lugar de veneración.

  • Sociedad    
  • 31 oct 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL. – La tumba de Jesús fue abierta luego de siglos de misterio. El lugar más sagrado para el cristianismo está en proceso de restauración. Está situado en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Para ser más específicos, en la Iglesia del Santo Sepulcro, la tumba cuyo mármol principal permaneció sin tocarse desde 1555.

Por estos días, un equipo del National Geographic está grabando los trabajos de restauración que se realizan en ese lugar sagrado para miles de millones de personas.

Y el mármol eterno ha sido removido.

“El revestimiento de mármol de la tumba fue retirado y nos sorprendió por la cantidad de material de relleno debajo de ella”, explicó Fredrik Hiebert, arqueólogo de la misión. “Será un análisis científico largo, pero finalmente seremos capaces de ver la superficie de la roca original en la que, según la tradición, se colocó el cuerpo de Jesús”, agregó.

El cuerpo de Jesús, luego de su crucifixión, fue depositado en una cueva de piedra caliza, según explica la tradición. Ocurrió en el año 33 de la actual era. La restauración está a cargo de un equipo de científicos de la Universidad Técnica Nacional de Atenas.

Los arqueólogos trabajan sobre una estructura conocida como edículo, que al igual que la tumba interior, están en proceso de recuperación. “Estamos en el momento crítico para la rehabilitación del edículo”, indicó Antonia Maropoulou, directora del grupo científico.

Un análisis de la roca en donde se depositó el cuerpo de Jesús podría contribuir a comprender tanto la forma original de la cámara sepulcral como también cómo evolucionó a través de los años este lugar de veneración. “Las técnicas que estamos usando para documentar este monumento único permitirán al mundo estudiar nuestros hallazgos como si ellos mismos estuvieran en la tumba de Cristo”, expresó Moropoulou.

Fuente: InfoBae