nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Ateos demandan a estudiantes por evangelizar a niños pobres

Una campaña que ayuda a niños pobres en todo el mundo se enfrenta a una demanda de un grupo de ateos, que se opone a la fabricación de materiales evangelísticos con donaciones.

  • Sociedad    
  • 22 nov 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Un grupo evangélicos de ayuda humanitaria está una vez más realizando su campaña anual de Navidad para ayudar a los niños pobres de todo el mundo. La razón es noble, pero una organización de ateos se opone a la acción.

El grupo cristiano Bolsa del Samaritano, con sede en Carolina del Norte (EE.UU.) está haciendo de nuevo el proyecto llamado “Operación Navidad: Niño”, donde los voluntarios recogen regalos, artículos de higiene y literatura cristiana para ser distribuidos en cajas de zapatos para los niños menos favorecidos.

Sin embargo, la Asociación Humanista Americana (AHA) está cuestionando la acción del grupo por lo que llevó sus quejas a una corte federal en Denver.

La AHA quiere evitar que los estudiantes de las escuelas públicas reciban los regalos con folletos evangelísticos alegando que la acción viola la separación de iglesia y Estado. “Esto no es una distribución de sopas, donde lo hace una iglesia, sino que es proselitismo”, dijo Mónica Miller, asesor jurídico de la AHA.

“La Operación Navidad: Niño, coloca folletos religiosos en las cajas cuando se están montando. El distrito escolar no puede alinearse con ninguna organización religiosa”, dijo.

Sin embargo, los voluntarios cristianos que ayudan a la organización se negaron a ser convencidos por la demanda presentada por la AHA. Susan Frazier, un miembro de la Primera Iglesia Bautista en Rocky Mount, se complace en ayudar a Bolsa del Samaritano que a su vez se esfuerza por ayudar a los niños que lo necesitan.

“He sido maestra durante 30 años y tengo corazón para los niños”, dijo Susan al sitio The Rocky Mount Telegram. “Lo veo como una manera de difundir el Evangelio por todo el mundo a través de una caja de zapatos”, señaló.

Para Pam Edwards, quien es de la Iglesia Bautista Englewood, las acciones que realizan los voluntarios para el personal de la Bolsa del Samaritano se ha convertido en una manera de ayudar a los demás después de que ella sobrevivió a un cáncer de pulmón en etapa cuatro.

“Nunca he tenido tiempo para hacer un voluntariado antes, pero empecé a buscar oportunidades después de mi recuperación. Siento que he sido bendecida”, dijo Pam a The Rocky Mount Telegram.

“Mi corazón llora al saber que hay niños en este mundo que no conocen a Cristo y no tienen nada. Siento que este era un ministerio especial para llegar a las personas que no conocen el Evangelio”, agregó.