Turquía quiere ‘ampliar’ territorio y podría invadir Israel

“Jerusalén no es para los cruzados … Alá es testigo de ella. ¡Un pueblo, una bandera, una nación y un estado! Jerusalén es para los musulmanes y no para Israel “, destacó Erdogan.

  • Sociedad    
  • 15 nov 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

                                    Nínro  Ruíz Peña

TURQUÍA. – El presidente de Turquía, Recep Taiyyp Erdogan, volvió a dar señales de que pretende restaurar el poder que su país que tenía cuando lideraba el Imperio Otomano. También dejó claro su intención de restaurar el califato que existió entre 1299 y 1922 y en su altura dominaba un área que incluye países como Siria e Israel.

Durante una ceremonia que marcó el aniversario de la muerte del fundador de la República de Turquía, Erdogan lamentó que el país no tiene el vasto territorio que dominó un día. “No podemos ser prisioneros de 780.000 kilómetros cuadrados”, dijo. “Nuestras fronteras físicas son una cosa, pero nuestras fronteras del corazón son otra muy distinta. Nuestros hermanos de la península de Crimea, del Cáucaso, Alepo, Mosul (…) pueden estar más allá de nuestras fronteras físicas, pero están dentro de las fronteras de nuestro corazón”, reiteró el mandatario ante una multitud.

Esta ideología “neo-otomana”, que está enfocada en una administración centralizada de la figura del presidente, ganó fuerza después del golpe que fracasó a principios de este año en Turquía.

Erdogan defiende la recuperación de su influencia política en las regiones que formaban parte del Imperio Otomano (que se extendía por toda Europa, Asia y Oriente Medio). Estas declaraciones expansionistas han sido comunes cuando el líder turco, habla acerca de las intervenciones militares en Irak y Siria.

Turquía se aprovechó de la debilidad de los territorios vecinos después de la guerra con radicales como el Estado Islámico, para atacar las regiones kurdas que revindican como parte de su territorio. También puso soldados a lo largo de la frontera con Irak. El gobierno de Bagdad advirtió a Erdogan a no para entrar en el territorio vecino, amenazando con iniciar una guerra turco-iraquí.

Dado que Turquía es parte de la OTAN, el tratado establece que un ataque contra uno de los miembros determina la intervención de todo el bloque. Esto sólo crearía más un acto de guerra en la complicada situación que vive el Oriente Medio.

Al mismo tiempo, en nombre de la lucha contra el terrorismo, se ha dicho que podría tomar parte de Siria que está indefenso actualmente por su ejército que se concentra en la lucha contra el Estado Islámico en la región de Raqqa.

Como hay tropas turcas y diferentes frentes en Irak y Siria, los analistas creen que una vez que el Estado Islámico sea derrotado, Turquía podría tratar de ganar estas regiones. En la lista de lugares que ha señalado Erdogan están las islas griegas y Chipre, que Turquía invadió en 1974.

Reescribiendo la historia

En un intento por “recuperar” el pasado del Imperio Otomano, Erdogan ya ha anunciado planes para reformar la educación básica, de forma que la historia puede enseñar el “camino correcto”.

“No vamos a aceptar que traten de limitar la historia de nuestro Estado y de nuestra nación de 90 años. Tomaremos todas las medidas [contra esta idea], incluyendo la revisión de los libros de las escuelas primarias”, enfatizó. Esto incluiría un territorio que se extiende dentro de la corriente de Grecia, partes de Irak, descendiendo por toda Siria y llegando a Jerusalén.

Unos 50.000 maestros fueron despedidos después del golpe, así como la mayoría de los líderes del ejército. También anunciaron que pueden transformar las escuelas públicas en “centros de formación islámica”.

El sitio especializado en política internacional, Foreign Policy, denunció que todos los mapas de Turquía que se muestran en la televisión estatal en los últimos meses muestran un territorio más grande que el oficial, avanzando sobre las áreas de Irak, Siria y Grecia.

Invasor de Jerusalén

En un discurso a mediados de 2015, Erdogan aseguró tener el mismo espíritu de Saladino, desea expulsar de Jerusalén a quienes él considera los cruzados modernos, y así unificar el mundo musulmán.

“Estoy seguro de que el gran comandante Saladino está reuniendo a todas las personas del Medio Oriente en un ejército que derrotó a los cruzados. Saladino es testigo de lo que estamos haciéndolo aquí espiritualmente. Yo estaba en su presencia espiritual y me dirijo a él aquí en Hakkari con hombres poderosos en Turquía”.

“¿Por qué deberíamos continuar siendo amigos con los que recorrieron con sus botas en el Monte del Templo? ¿Ellos insisten en que seamos amigos? Yo digo, no vamos a serlo”, agregó.

“Jerusalén no es para los cruzados … Alá es testigo de ella. ¡Un pueblo, una bandera, una nación y un estado! Jerusalén es para los musulmanes y no para Israel “, destacó Erdogan.