Holanda y Eslovaquia promueven medidas para frenar islam

El Gobierno liberal de Mark Rutte es el que ha llevado la propuesta, que ha sido aprobada y debe conseguir ahora el respaldo del Senado. Según el Gobierno la medida no ataca el derecho a que cada persona “vista como quiera”.

  • Sociedad    
  • 5 dic 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

HOLANDA. – Holanda ha dado el primer paso para prohibir el uso del velo integral en público al aprobar el pasado martes un proyecto de ley para impedir la cobertura total de la cara en espacios comunes, tales como escuelas, hospitales, autobuses o sedes gubernamentales.

El Gobierno liberal de Mark Rutte es el que ha llevado la propuesta, que ha sido aprobada y debe conseguir ahora el respaldo del Senado. Según el Gobierno la medida no ataca el derecho a que cada persona “vista como quiera”, sino que esta libertad se ve limitada “cuando se debe garantizar la seguridad”.

Se calcula que en Holanda son 400 las mujeres que utilizan el hiyab o el burka de forma habitual, y otras 500 que lo hace de manera ocasional. En caso de desobedecer la ley, el infractor podría ser multado con hasta 400 euros.

Otros países en Europa han tomado anteriormente medidas similares. Francia y Bélgica prohibieron el uso del burka en espacios públicos, medida que fue refrendada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El Parlamento de Eslovaquia ha aprobado un proyecto de ley propuesto por el Partido Nacional Eslovaco (SNS), miembro menor de la coalición de Fico, por la que es necesario que una religión tenga al menos 50.

000 miembros, frente a los 20.000 de la actualidad, para recibir subsidios del estado y abrir sus propios colegios.

La medida, aplicable a todas las religiones, está estratégicamente dirigida a impedir la oficialidad del islam en Eslovaquia, donde se estima que hay unos 2.000 fieles. El SNS ha señalado que la ley pretende evitar registros especulativos de iglesias, como la satírica Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador, que ha reunido a numerosos seguidores en todo el mundo. “La islamización comienza con un kebab y ya está en marcha en Bratislava. Debemos darnos cuenta de lo que nos enfrentaremos en cinco o diez años. Hay que hacer todo lo posible para que no se construya ninguna mezquita en el futuro”, ha asegurado el presidente del SNS, Andrej Danko.

La ley ha sido aprobada por una mayoría de dos tercios en el Parlamento, que comprende tanto partidos gobernantes como de la oposición. Los legisladores han rechazado la propuesta por parte del ultraderechista Partido Popular Nuestra Eslovaquia (LSNS) de elevar el número de miembros de cada religión a 250.000.

Fuente: Mundo Cristiano, ABC, El Confidencial y Protestante Digital